El Adelantado de Segovia
Segovia, miercoles 23-04-2014 h.

Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Última Página
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

LA ÚLTIMA
Embajador y liderazgo segovianos
De familia con ADN empresarial, Jesús Horcajo ha dedicado casi 30 años de su vida laboral a la consolidación de la sociedad estatal Enresa. Además ha compartido sus conocimientos de liderazgo y organización en diversos centros universitarios, difundiendo siempre su amor por su Segovia natal
Florentino Descalzo - Madrid | 07/07/2013
¡¡Pincha Aquí!!
Blogs
  BLOGS
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
19/04/2014
La ciudad viva
Muñoveros-Dakar
foto por Carlos  Zapatera Martín
11/04/2014
Por la sabana senegalesa en bici.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Le parece acertada la decisión de David Zamorano de dimitir como técnico del Segovia Futsal?
Sí.  No.  N.s./n.c.  
Vota  
Usted ya ha votado  
Resultado
4.5 puntos 4.5 puntos 4.5 puntos 4.5 puntos 4.5 puntos
   4 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
56(192).jpg
  Jesús Luis Horcajo González, en su despacho de Madrid. / EL ADELANTADO

Si existe una empresa de ámbito nacional con clara presencia segoviana, es Enresa. Desde el año 1986 trabaja en ella Jesús Horcajo González, de la que es director de Organización, y en la que ha liderado los principales proyectos llevados a cabo.
Él nació en 1957 en el seno de una familia de honda raigambre empresarial: los Horcajo. Sus ascendientes proceden de Prádena, Riaza, Encinas y Cerezo de Arriba. Con tres hermanos y cien primos, su infancia discurrió en los colegios ‘San José Obrero’ y ‘Claret’. A los 17 años se trasladó a Madrid para estudiar ingeniería y formar, con otra segoviana, María, una familia numerosa de tres hijos.
En su infancia le inculcaron la cultura del trabajo y el esfuerzo, algo que le ha acompañado durante su vida; así como el respeto, la seriedad y el valor de la palabra dada, “atributos de las gentes castellanas”, reconoce.
De aquella etapa conserva recuerdos imborrables, como las escapadas, con siete años, siguiendo las vías del tren, o los veranos en Cerezo.
En el campo laboral dio sus primeros pasos ayudando en el negocio familiar y ya, con la carrera terminada, trabajando en una fábrica de componentes mecánicos del automóvil. En este corto periodo firmó algún proyecto de ingeniería y, en compañía de su amigo Jesús Sanz, construyó una planta de energía solar fotovoltaica en Valverde del Majano.
De vuelta a Madrid ejerció de profesor de Cálculo y Electrónica en la Universidad Politécnica. De ahí pasó a la Dirección General de la Energía en el Ministerio de Industria. Desde 1986 forma parte de la Dirección de Enresa, empresa pública dedicada a proteger a personas y al medio ambiente de los potenciales efectos de la radiactividad. En ella está rodeado de otros segovianos, con apellidos tan representativos como Bermejo, Sanz, Rincón, de Frutos, Alvarez, Barrios, Zurdo, Fuentetaja, Marina, Arroyo, Mayor, Vidaechea, Grimau, Abad, de Francisco, o González.
En su faceta docente también ha colaborado con el Instituto de Empresa IE, donde ha diseñado el Executive Master en Organización y Sistemas de la Información, que dirigió las tres primeras promociones. Igualmente ha colaborado con la Universidad Alfonso X el Sabio.
Y siempre ha sido uno de los principales embajadores de Segovia. De hecho forma parte de las juntas directivas del ‘Centro Segoviano de Madrid’ y de la ‘Asociación de Empresarios y Directivos Segovianos en el Exterior’.
Recuerda con orgullo el papel que desempeñó para conseguir que el Ayuntamiento de Segovia participara en un proyecto de colaboración, en materia de organización e informática, con Enresa. El consenso de técnicos y las diferentes fuerzas políticas quedó plasmado en el Boletín Oficial de la Provincia, un documento que Horcajo recuerda con satisfacción.
Hoy Enresa la integran 330 trabajadores repartidos entre su sede y el proyecto PIMIC del CIEMAT en Madrid, El Cabril (Córdoba) y las centrales en desmantelamiento de Vandellós I y José Cabrera. El papel de Horcajo no sólo es técnico, sino de gestión económica, pues la empresa gestiona un fondo para la financiación de todos los proyectos para realizar la necesaria corrección medioambiental, alguno tan importante como el ATC de Villar de Cañas (Cuenca) donde se almacenarán los residuos de alta actividad de las centrales nucleares españolas.
Alcanzar la confianza actual no ha resultado fácil. Por eso recuerda Horcajo su primera visita a ‘El Cabril’, finca donde Enresa almacena residuos de baja y media actividad que generan hospitales, centros de investigación o industria. ‘El Cabril’ se ha convertido en la solución definitiva para este tipo de residuos y, es un referente internacional. Algo en lo que España puede dar ejemplo, y por eso este segoviano puede estar satisfecho del trabajo desempeñado.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2014  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |