El Adelantado de Segovia
Segovia, martes 02-09-2014 h.

Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Nacional
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

SOCIEDAD
Una década sin ‘mili’
El Ejército celebra el miércoles el décimo aniversario de la supresión del servicio militar obligatorio, que fulminó el Gobierno de Aznar.
Efe - Madrid | 07/03/2011
¡¡Pincha Aquí!!
Blogs
  BLOGS
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
28/08/2014
El "estúpido" ecologismo
Conoce mi comarca
foto por Fernando  Sebastian Alvaro
27/08/2014
FIDELIDAD
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Es partidario del proyecto de la presa del Ciguiñuela para solucionar el abastecimiento de Segovia?
Sí, es necesario.  No, hay más alternativas.  N.s./n.c.  
Vota  
Usted ya ha votado  
Resultado
0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos
   0 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
30(225).jpg
  La supresión de ‘la mili’ hizo posible que el Ejército sea plenamente profesional actualmente. / Luis López Araico

El Ministerio de Defensa y la cúpula militar celebrarán este miércoles el X aniversario de la supresión del servicio militar obligatorio, un sistema de reclutamiento que sostuvo al Ejército desde 1770 y que fulminó el Gobierno de José María Aznar.
El Cuartel de Antiaérea Capitán Guiloche de Fuencarral (Madrid) será el escenario de un acto, presidido por la titular de Defensa, Carme Chacón, que servirá para reconocer a los millones de jóvenes que durante más de 200 años realizando su servicio militar.
Las autoridades pretenden, asimismo, resaltar que 10 años después de la supresión de la mili las Fuerzas Armadas son plenamente profesionales.
Su desaparición se plasmó en un Real Decreto de 9 de marzo de 2001 aprobado por el Consejo de Ministros, que adelantó al 31 de diciembre de ese año, uno antes de lo fijado por la Ley de Régimen de Personal, la suspensión de dicha prestación.
Según la normativa, el desarrollo del proceso de profesionalización requería el paso automático a la reserva de los militares de reemplazo, así como los jóvenes que tenían pendientes el servicio por disfrutar de prórroga.
Ese mismo día, el entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, ofrecía 1,2 millones de pesetas a los soldados que comenzaron su servicio militar obligatorio ese año, pero con la condición de que de forma voluntaria ampliaran de nueve a 12 los meses de permanencia en el Ejército.
Las Fuerzas Armadas contaban a finales de 2001 con 74.948 soldados y marineros, de los que el 40 por ciento procedían del reclutamiento obligatorio.
Actualmente la plantilla es plenamente profesional y está compuesta por 17.759 oficiales, 28.680 suboficiales y 82.875 soldados y marineros, según el informe presentado el pasado viernes por la ministra de Defensa al Consejo de Ministros.
La incorporación de la mujer, que supone algo más del 12 por ciento de la plantilla, ha sido clave a lo largo de esta década, en la que también se ha registrado una mejora en los niveles educativos de los nuevos uniformados, lo que posibilita su promoción a la escala de suboficiales y a la de oficiales. Otro de los asuntos controvertidos en torno al servicio militar obligatorio se centra en el reconocimiento de quienes fallecieron.
Los únicos datos disponibles indican que desde 1986 hasta 2001 murieron 1.960 personas mientras realizaban la mili, la mayoría de ellas en accidentes de tráfico cuando se desplazaban de los cuarteles a sus domicilios.
El Congreso aprobó, a propuesta del PP, CiU y ERC, una proposición no de ley por la que se instaba al Gobierno a que se reconozca a los españoles que hicieron la mili, medidas de resarcimiento para las víctimas durante el mismo y que ese tiempo en el Ejército cuente como período de cotización de la vida laboral.
La investigadora del CSIC Valentina Fernández, último premio Soldado Idoia Rodríguez del Ministerio de Defensa, opina, en una entrevista en la Revista Española de Defensa, que en un principio era partidaria de haber mantenido la mili, que era un servicio que podía tener sentido.
Sin embargo, ahora «es evidente que estaba equivocada. Puede ser que su desaparición haya favorecido la relación entre civiles y militares», explica.
«Saber qué hubiera pasado si no hubiera desaparecido el Servicio Militar... ¡Pues sabe Dios!», concluye esta doctora en Filosofía y Letras y socióloga.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2014  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |