El Adelantado de Segovia
Segovia, viernes 28-04-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Local
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

CULTURA
Un buen músico y una buena guitarra
RAFAEL AZNAR - Segovia | 12/03/2010
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
27/04/2017
Una relación desequilibrada
Desde los Mares del Sur
foto por Pedro  Montero de Frutos
26/04/2017
GRACIAS FIJI TIME
Limbo lento desde Ginebra
foto por José  De Mesa
26/04/2017
Nada más y nada menos
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Son suficientes las inversiones para Segovia que recogen los Presupuestos Generales del Estado?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos
   5 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
18-2Carlos(1).jpg
  Miguel Trápaga, en un momento de su actuación./Carlos García-Aliende

Cuando se escucha por primera vez a un músico se suele tener una sensación de quererlo definir con los primeros compases, esta vez, tuvimos que dejar pasar más tiempo para darnos cuenta que Miguel Trápaga es un guitarrista honesto, que no busca la admiración del público por un sonido apabullante, sino que trata de dejar una obra bien hecha, que nos llegue y que tengamos la impresión de escuchar la escuela de guitarra española sin aspavientos.
El programa tenía varios atractivos, el primero, un estreno absoluto de un músico indonesio que se ha afincado en Cantabria, otro, fue escuchar autores que han ido conformando el repertorio para el instrumento desde varias épocas de los siglos XIX y XX y principalmente desde Cataluña, que conoció un avance de la guitarra a través de varios virtuosos catalanes como Sor, Tárrega y Pujol, caso distinto es el del madrileño Dionisio Aguado, discípulo de Miguel García y que conoció el éxito en París.
Otro aliciente del concierto fue escuchar una de las grandes obras del repertorio de trascripciones que se han hecho con destino al instrumento, la sonata BWV 1001 de Juan Sebastián Bach, originalmente para violín, obra en la que Trápaga nos demostró su musicalidad y su limpieza de ejecución.
El estreno de Ananda Sukarlan, "The five lovers of Drupadi", se apoya en las historias del Mahabarata hindú y usa escalas pentatónicas, afinándose la guitarra en distinto tono que normalmente lo hace.
Los dos preludios de Tárrega dieron paso al Capricho Árabe, muy conocido y de gran lucimiento.
Una de las piezas mejores fue la guajira de Emilio Pujol, folklore que aúna el de una orilla y otra del océano Atlántico en toques y cantes de ida y vuelta, que tanto bien hicieron en el repertorio andaluz del XIX.
El fandango variado de Dionisio Aguado estuvo lleno de cadencias muy propias del instrumento y que dejan vislumbrar lo que de virtuoso debía tener el autor.
De Isaac Albéniz, del que se cumplió el año pasado el centenario de su muerte, pudimos escuchar la Pavana- Capricho y Sevilla, obras para piano y de juventud que ya dejan ver lo que sería su gran magisterio para la música española de la época.
Albeniz fue el músico que abrió una nueva etapa en la historia de la música en nuestro país, que convenció a otros músicos, como Falla y Turina, para que siguieran la senda abierta por él y Granados del nacionalismo musical español hecho con más convencimiento y desde una realidad conocida, frente a las obras de franceses y rusos, que escribían música pretendidamente española y muchas veces se quedaban en exotismos más o menos circunstanciales.
Ante los aplausos del público concedió dos bises muy en la línea del concierto.

Noticias Relacionadas
Un gran violinista |
     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |