El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 23-11-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Local
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

BARRIOS
San Lorenzo, cosecha del 67
Un grupo de nacidos hace 50 años, con el vínculo común del barrio segoviano, celebra un aniversario redondo en una jornada de reencuentros desde el vermut a la cena y más
Gonzalo Ayuso - Segovia | 11/11/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
16/11/2017
Un nuevo pabellón para los segovianos
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
03/11/2017
El otro proceso (I)
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
25/08/2017
Los consejos de Mildred
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Apoya usted la aplicación del artículo 155 de la Constitución para resolver la crisis independentista en Cataluña tal y como la ha realizado el Gobierno?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
4,66666666666667 puntos 4,66666666666667 puntos 4,66666666666667 puntos 4,66666666666667 puntos 4,66666666666667 puntos 4,66666666666667 puntos
   3 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
12-1kama(2).tif
  Algunos de los participantes en la celebración, durante una pausa del vermut que disfrutaron por el barrio de San Lorenzo. / KAMARERO

Una vibración en el móvil, un mensaje de WhatsApp: “menganito te añadió al grupo Maris 67”. Así comienza la historia de un reencuentro con el pasado, una iniciativa nacida en el barrio de San Lorenzo para celebrar el 11 de noviembre una fiesta de cumpleaños a lo grande, y no por el coste sino por el número de participantes. El único requisito: haber nacido en 1967 y tener vinculación con San Lorenzo.
Hay consenso general en que la idea partió de Tasio, de la Taberna del Irlandés, pero caló enseguida y, a partir de ahí, se sumaron Quique, Paula, Jandri, Ascen... Así hasta conseguir contactar con unas 70 personas y podrían ser más. Precisamente Paula insiste en que “se ha intentado localizar al mayor número de gente pero siempre habrá alguien que se nos ha podido pasar, o en otros casos no ha habido manera de ponerse en contacto. Que nos perdonen, lo hemos querido hacer lo mejor posible”.
Cincuenta años dan para muchos cambios en la vida, incluso alguno, desafortunadamente, se ha quedado en el camino. No era fácil localizar y avisar a tanta gente. El grupo ha contado con la memoria privilegiada de Quique, con un gran archivo de personas en la cabeza pero, sobre todo, ha sido una labor colectiva, un “te acuerdas de mengano” o un “¿fulanita también era del 67?”. Para saber de unos y de otros se ha recurrido a amigos, familiares y, por su puesto, también a redes sociales como Facebook, mientras el grupo de WhatsApp —con más de 50 miembros— ha sido la herramienta para informar de la marcha de la organización del encuentro. Para identificar a los participantes se ha echado mano de todo tipo de datos: que si es el hijo de la tal, que si vivía en esta calle, que estuvo en esta peña y luego en la otra... Nombres, apellidos, motes, parentescos, ocupaciones... todo ha servido para saber quién es quién pero, por si acaso, aprovechando que para la ocasión se han encargado sudaderas de recuerdo, incorporaron en ellas pegatinas con el nombre de cada uno.
Estaba prevista una asistencia a la cena de en torno a cuarenta personas, quizá el momento que aglutinó a un mayor número, aunque la jornada comenzó al mediodía, con la elaboración de una pancarta conmemorativa, y continuó con un vermut por bares de San Lorenzo. Algunos siguen viviendo en el barrio pero unos pocos llegaron “del extranjero” segoviano, San Cristóbal por ejemplo, y hasta de más lejos, pues Alberto se trasladó desde Madrid, Regino vino desde Sevilla y Raúl de Bilbao. El programa estaba abierto y cada uno podía sumarse a lo que quisiera o a todo. Por la tarde hubo sesión de cañas por el centro de Segovia y, después de cenar y hacerse la fotografía de rigor, pintaban copas para continuar de buen rollo. Medio siglo lo merece. Se dieron los ingredientes necesarios para echarse unas risas, muchas, entre recuerdos y anécdotas: que si ‘La Pochila’ (una vecina de la plazuela), quién y cuántas veces se ha caído al pilón, muchos buenos momentos...
En definitiva, el poema ‘Mi alma tiene prisa’, que Luisa puso en el grupo ‘Maris 67’, lo explica así: “Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora. Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces; los primeros los comió con agrado pero, cuando percibió que quedaban pocos comenzó a saborearlos profundamente...”. Muchas felicidades a todos y a por otros 50.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |