El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 17-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Local
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

CONVERSACIONES CON...
«UCD, más que un partido político, fue una empresa para hacer la Transición»
Entrevista a Rodolfo Martín Villa, (Santa María del Páramo, León 1934).
Teresa Sanz Tejedor - Segovia | 23/07/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos
   0 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
conversaciones01(14).jpg
  

Leonés, ligado a Segovia desde La Velilla (Pedraza), ha sido casi todo en la política española contemporánea. Senador (1977-79) al tiempo que lo era Rafael Calvo Ortega, antes había sido procurador en Cortes (1964-1977), presidiendo los Ministerios de Relaciones sindicales, con Arias Navarro (De diciembre del 75 a julio del 76); de Gobernación e Interior, con Suárez, (entre julio de 1976 y abril de 1979) y de Administración Territorial, (entre septiembre de 1980 y diciembre de 1981), cuando España se organizaba en Comunidades autónomas y Segovia pretendía su uniprovincialidad.

— ¿Qué recuerda de aquella situación entre los partidarios de la uni provincialidad, como Modesto Fraile y Carlos Gila, y quienes defendían desde UCD la integración en Castilla y León?
— Segovia dio mucha guerra en el inicio de la Democracia y tuve muchísimos problemas en la configuración del territorio que hoy es Castilla y León. No solo en Segovia, sino en León: mi propia provincia. Porque León pretendía algo parecido y, la verdad, siempre creí y aún lo creo con mayor firmeza, que era muy importante hacer una Castilla y León fuerte. Si a Castilla y León le faltaba, por un lado, León y, por otro, Segovia, la debilidad estaba asegurada. De alguna manera, era una forma de compensar los excesos de algunas comunidades periféricas con unas comunidades mesetarias y eso fue el origen de los problemas que tuve como diputado de a pie por León. Porque León, cuando se configura la primera junta preautonómica de Castilla y León, no forma parte, y con Segovia asumí el mismo criterio ya como ministro.
— ¿Cómo resume aquellas trifulcas?
— Los problemas de UCD no se debieron nunca a los problemas ni de Segovia ni de León. Mi versión es seguramente parcial y habrá quien piense que incluso benévola, pero es que la UCD, más que un partido político, fue una empresa para hacer la Transición y todos sabemos que las sociedades se disuelven porque la junta general en un momento determina que la sociedad en cuestión ha cumplido su objeto social. El objeto social de la UCD era la Transición y, de alguna manera, las elecciones de 1982, con el triunfo realmente memorable del PSOE, con más de 200 diputados, vinieron a certificar nuestra disolución. Mi explicación puede que sea parcial, pero es mi opinión.
— Luis Solana, -que inauguró esta serie de entrevistas- le atribuía el mérito de haber logrado frenar aquel intento que capitaneaba Modesto Fraile. ¿Cómo se fraguó esa contención del movimiento independentista segoviano?
— ¿Puede recordar exactamente lo que dijo?
— 'En Segovia se celebraban votaciones y los ayuntamientos se iban adhiriendo a la uniprovincialidad. El movimiento era imparable. Fui a ver al Ministro Rodolfo Martín Villa y le advertí que se estaban produciendo esas votaciones y que era su gente la que lo estaba moviendo, sin saberlo él. Llamó a Modesto Fraile; le metió en cintura y aquello se abortó pero ese patriotismo se mantuvo mucho tiempo'.
— La primera parte es cierta. Respecto a la segunda (..lo piensa y sonríe)… eso de que lograra meterle en cintura me parece una desmesura, entre otras cosas porque mi intención tampoco era meterles en cintura, pero lo cierto es que hay que explicarlo de acuerdo al esquema de la Constitución, que reconoce el derecho a la autonomía, pero no establece el tema autonómico. Únicamente hace referencia en sus disposiciones finales transitorias a aquellas comunidades que habían tenido un proyecto de autonomía o ejercida con eficacia antes de la guerra, en la II República: Cataluña, País Vasco y Galicia. Del resto lo único que dice es que las provincias con cierta afinidad histórica y cultural puedan constituir comunidades autónomas. Una vez planteadas las autonomías históricas, todas las provincias quieren ser comunidades autónomas. Se vuelve a repetir lo mismo de antes de la incivil guerra y es que el 18 de julio de 1936 todo lo que es hoy la España autonómica, menos Madrid y Castilla y León, tenían planteadas comunidades autónomas. A veces una de las críticas que se hace a la solución autonómica, sobre todo por los partidos nacionalistas, es la generalización del proceso autonómico, pero si no hubiéramos tenido Guerra Civil del 36 al 39, hubiera aparecido un fenómeno muy parecido en los años 80.
Y otra vez se vuelve a repetir lo excepcional: o sea, los mesetarios, nosotros.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |