El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 24-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Local
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

SOCIEDAD
Leymah Gbowee reivindica el papel silencioso de las mujeres en los conflictos armados
a Premio Nobel de la Paz relata la función que llevó a cabo para conseguir el fin de la segunda guerra civil de Liberia
V. Labrador - SEGOVIA | 12/03/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos
   0 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
04-1-t-de-santos(27).jpg
  Pilar Requena charló durante más de una hora con Leymah Gbowee, Premio Nobel de la Paz en 2011. / TAMARA DE SANTOS

El VII Encuentro de mujeres que transforman el mundo terminó ayer y dejó a los asistentes sentimientos encontrados. Por un lado, el mal sabor de boca que deja el conocer de primera mano la maldad humana, que parece no conocer límites; y, por el otro, la alegría que da saber que hay personas dispuestas a dejarse la vida para ayudar a los demás.
Las invitadas de este año “han contando unas historias estremecedoras, salimos todos realmente tocados, pero pensando que poco a poco podemos ayudar y podemos hacer muchas cosas para ayudar a que la gente viva mejor”, afirma Gina Aguiar, coordinadora de la iniciativa.
Asegura también que “es muy importante dar a conocer estas historias, primero porque son ejemplos de mujeres como nosotras que, en un momento dado de su vida, deciden transformar lo que les rodea, que no es justo, para hacerlo más justo y ayudar a la gente o para tratar que las personas vivan mejor”, en definitiva, dice Aguiar, “para humanizar, porque esta sociedad nuestra cada vez es más egoísta y está más deshumanizada, pero estas personas la hacen más humana, más real y más cercana”.
La verdad es que conocer las situaciones a las que se han enfrentado estas mujeres “hace pensar lo afortunados que somos”, reflexiona Aguiar, porque no hay otra forma de sentirse al oír a Leymah Gbowee relatando cómo con 17 años, al estallar la primer guerra civil en Liberia, se fue como refugiada a Ghana y allí se casó con un hombre que la maltrataba continuamente, hasta que dijo basta y volvió a su país haciendo auto stop, con tres hijos pequeños y embarazada. La depresión que tenía hizo reaccionar a su madre, quien le recordó que era joven y aún tenía muchas cosas que hacer.
Así que decidió volver a estudiar, pero para ello necesitaba un trabajo y lo consiguió con niños soldados, a los que ella culpaba de la guerra —Libera estaba ya en su segunda guerra civil—. Poco a poco aprendieron a conocerse y finalmente entendió que no odiaba a esos niños, sino a la propia guerra. De modo que ahí comenzó el cambio.
Se reunió con un grupo de mujeres simplemente para rezar por el fin del conflicto armado. En la primera reunión se juntaron siete mujeres —cristianas y musulmanas— y escribieron una declaración que consiguieron publicar, de modo que poco a poco su grupo fue creciendo y empezaron a realizar otras actividades, como manifestaciones pacíficas contra la guerra o la llamada ‘huelga de sexo’, que consiguió atraer la atención de todos los medios de comunicación internacionales, algo que buscaban como medida de presión para que los hombres dejaran las armas y pusieran fin al conflicto.
También promovió el ‘cierre’ con una cadena humana del despacho en el que se negociaba el tratado de paz, ya que tras tres meses no se había alcanzando ningún acuerdo. Quince días después, el tratado estaba firmado.
Por todo ello, Laymah Gbowee ganó el Nobel de la Paz en 2011 y desde entonces no ha dejado de recorrer el mundo reivindicando el papel de las mujeres en los conflictos armados, manteniendo a las familias, escondiendo a sus hijos para que no sean reclutados... incluso consiguiendo el fin de la guerra, como en Liberia.
Pero su trabajo no terminó al recoger el Nobel de la Paz, ya que Gbowee decidió poner en marcha una fundación dedicada a potenciar la educación entre las mujeres de su país, para que puedan tener un proyecto de vida. “Lo que me hace feliz es sentarme con mis chicas y escuchar sus historias”, relata esta mujer que está “convencida de que África va a ser el mejor lugar del mundo, y para ello estoy preparando a sus ciudadanos”.

Refugiados Historias desgarradoras las que cuenta también Melinda MacRostie, activista en la isla de Lesbos, que decidió abrir su restaurante a las decenas de refugiados que empezaron a llegar a la isla en 2014 y que se convirtieron en miles en 2015.
“Lo más duro es que la gente no lo entiende”, dice, “porque yo entendí desde el principio que había que ayudar a los refugiados, pero muchos griegos que han perdido su trabajo creen que es culpa suya”. Y es que la avalancha de refugiados provocó una bajada del 90 por ciento en el turismo de Lesbos, una isla que vive de los visitantes. Sin embargo, “siempre les digo que hablen con ellos, porque no son sólo refugiados, son personas”, afirma MacRostie.
Consiguió, con el apoyo de su familia, coordinar una gran red de voluntarios y finalmente creó la Starfish Foundation para dar apoyo a todos aquellos que llegan a las costas griegas y cuyas historias personales le afectan tanto que no puede retener las lágrimas al recordarlas.
No hay duda de que estas mujeres transforman el mundo y deberían ser un ejemplo para todos. Quizá así la maldad iría perdiendo espacio. Mientras tanto, estas heroínas, en muchas ocasiones anónimas, seguirán siendo necesarias.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

Publica tu comentario:
 
Título: 
Comentario: 
   (límite 1.000 caracteres)
Nick: 
Contraseña: 
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 

Para garantizar el correcto funcionamiento de las secciones
de participación es necesario registrarse como usuario.
Para ello sólo tendrás que rellenar el siguiente formulario.


Enviando datos

Normas de uso:

Esta es la opinión de los lectores, de la que eladelantado.com no se hace responsable.

Este periódico se reserva el derecho de eliminar los comentarios que sean contrarios a las leyes españolas, que contengan insultos u ofensas contra otras personas y aquellos que sean considerados fuera de tema.

No está permitido incluir código HTML.

eladelantado.com agradece su participación y se reserva la opción de trasladar  o no las opiniones a la edición de papel.

Datos de registro:
 
Nick: 
Contraseña: 
Nombre: 
Teléfono: 
E-mail: 
Mostrar
e-mail: 
visible en la web
Web: 
Mostrar web:  visible en la web
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 
De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos
que los datos pasarán a formar parte de un fichero confidencial automatizado y que no serán utilizados con ningún otro fin que el mero registro de usuarios.
Así mismo, se le reconoce, en todo momento, los derechos de acceso, rectificación y cancelación, mediante petición escrita dirigida a:
Webmaster, El Adelantado de Segovia, calle Morillo número 7, 40.002 Segovia
ó a través del correo electrónico: webmaster@eladelantado.com

Tus datos serán confidenciales y podrás mantener tu anonimato de cara a la Comunidad si así lo deseas. De esta forma, el nick o alias que elijas será el nombre que aparecerá como firma en tus comentarios y en los contenidos que envíes a través de Ciudadano @delantado.

Cuando hayas completado el formulario de registro recibirás en tu correo electrónico un mensaje de validación para activar tu cuenta, entrar a formar parte de la Comunidad y aprovecharte de sus ventajas.


     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |