El Adelantado de Segovia
Segovia, lunes 21-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Local
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

CULTURA
Atracción terrorífica
Rigoberto Camacho y Alberto Fernández exploran el concepto romántico de lo ‘sublime’ en ‘Realismo sin máscara’.
Sergio Arribas - Segovia | 29/03/2016
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
4,69230769230769 puntos 4,69230769230769 puntos 4,69230769230769 puntos 4,69230769230769 puntos 4,69230769230769 puntos 4,69230769230769 puntos
   13 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
10-1kamarero(71).JPG
  Una de las piezas escultóricas que pueden contemplarse en la muestra ‘Realismo sin máscara’, en Art Gallery Fernández Hurtado, abierta hasta el 17 de abril./ Kamarero

En la primera impresión, el público coincide en una exclamación: ¡qué horror!. Sin embargo ese mismo espectador cambia el gesto de espanto por la sonrisa cuando, al momento, posa y se hace ‘mil fotos’ al lado de la escultura, la de un payaso sentado en un columpio, obra del escultor canario Rigoberto Camacho. La pieza, que hoy puede contemplarse en Art Gallery Fernández Hurtado, es color y fiesta para unos, pero también miedo y pánico para otros, un sentimiento que la ciencia ha bautizado como “coulrofobia”, la fobia o miedo irracional a los payasos y a los mimos. Se considera que la novela ‘It’ de Stephen King, llevada posteriormente a la gran pantalla, contribuyó a popularizar la figura del payaso malvado. “Rigoberto trabaja los sentimientos de miedo inducidos por la propia cultura, en este caso por el cine, es un miedo causado por lo que hemos visto o aprendido”, explica el pintor segoviano Alberto Fernández Hurtado, propietario de la galería y que participa también con sus obras en la exposición conjunta ‘Realismo sin máscara’.
Camacho, con una treintena de esculturas, y Fernández, con otros tantos dibujos, media docena de pinturas y una serie fotográfica, son protagonistas de esta exposición conjunta en la que ambos exploran, desde sus propias perspectivas, ese concepto de ‘lo sublime’ que trabajaron los artistas románticos, la de crear obras que suscitasen atracción y rechazo (o terror) al mismo tiempo en el espectador. “No hacemos obras para ser solo contemplada, sino también para ser pensada”, sostiene Fernández.
Una calavera con nariz de payaso, dos clowns calvos dándose un beso, otra figura de pie, que recuerda a un zombie, con una pelota, forman parte del universo que propone Camacho, en esculturas construidas a partir de resina de poliéster, fibra de vidrio y masilla de carrocero, que luego pinta. Fernández, por su parte, muestra ‘Reflejos’, una serie de dibujos de personas ‘amigas’ en las que el artista se “mira y refleja” ; además de otros que, bajo el título, “golpes que saben a gloria”, representan a boxeadores y luchadores que buscan el triunfo, a través del sufrimiento y la violencia.
Con ‘Realismo sin máscara’, que puede visitarse hasta el próximo 17 de abril, ambos artistas tratan de que el público reflexione sobre el hecho de que “todo el mundo acabamos poniéndonos una máscara para mostrarnos a los demás”. “Buscamos esa utopía de que nadie tenga que ponerse una máscara, de que nos aceptemos tal y como somos, de que no tengamos que esconder la realidad”, afirma Hurtado, que sostiene que “yo me quito la máscara a través de los demás y él [Rigoberto Camacho] a través de los personajes que él crea”.
Camacho muestra su interés por ese afán de las personas de ocultar sus realidades ante los demás, ya sea por pudor o por el temor a ser excluidos; mientras que Fernández explora a través del cuerpo, los animales y los objetos, el mundo que le rodea. “Participo de mi realidad a partir de los otros, tratando de empatizar incluso con los objetivos que diariamente me relaciono”, asegura el pintor segoviano.
Camacho y Fernández Hurtado, que fueran compañeros en la Facultad de Bellas Artes en Madrid, coinciden, según éste último, en varios conceptos artísticos. Así, ambos realizan obras que requieren una elaboración mental compleja para poder ser descifrada de manera simple por el espectador. También son partidarios de trabajos que “cuentan con el público, obras que las empieza el artista pero que la acaba el espectador”.
Los dos artistas coinciden, además, en que conciben el arte “como idea y como concepto”. “Durante mucho tiempo, especialmente en el siglo pasado, se llegó a prescindir de la obra, era válida ya la idea, nosotros creemos que la obra debe volver al público, reconciliarse con él”, razona Fernández Hurtado. En su faceta de galerista, el que fuera ciclista profesional tiene el propósito de crear un grupo homogéneo de artistas que compartan esta misma filosofía para exponer, en muestras temporales, en su galería, ubicada en la calle Isabel La Católica, junto a la Plaza del Corpus; un espacio donde, solo la pasada semana, pasaron 1.700 personas.
La galería ya prepara una exposición colectiva, con la participación de un puñado de artistas, para la semana de ‘Titirimundi’, que tendrá como protagonistas a los muñecos y guiñoles.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |