El Adelantado de Segovia
Segovia, miércoles 23-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Local
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

LOS PLÁSTICOS
Tocar el humo
Rodrigo González Martín - SEGOVIA | 14/09/2010
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
3,71428571428571 puntos 3,71428571428571 puntos 3,71428571428571 puntos 3,71428571428571 puntos 3,71428571428571 puntos
   7 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar

Seis años ya desde la última exposición de Mariano Carabias en Segovia. Seis años es mucho y poco. Depende. Pero lo cierto es que sí podemos constatar que han sido intensos, fecundos y laboriosos. Su dedicación al arte es exclusiva y exigente, rigurosa y metódica. Por eso, incluso con meticulosa selección, se ha permitido el goce de llenar los variados y luminosos espacios de la sede del Colegio de Arquitectos con sus pinturas. Más de 80 obras de variados formatos, en ellas Carabias ha proyectado todo su saber y sensibilidad creativa en el montaje de la exposición, cuidando los espacios, las luces, las cartelas, el diseño, el enmarcado, el recorrido. Todo.
Hemos seguido con inquietud la elegante y sofisticada evolución de sus obras murales en esgrafiados (Iglesia de S. Justo en 1992) y en cerámicas y vidrios grabados a la arena desde 1992-1995 en el Jardín Botánico de Segovia hasta, en el mismo lugar, la reciente y enigmática escultura cerámica en la escalera de entrada titulada "Entre los dos árboles" (2010). Mosaico de signos y símbolos, de sueños y de códigos, que nos suscitan una aventura iniciática desde el Génesis (2,17) a la Apocalipsis (22,2). Con frecuencia la obra de Carabias se alía con la arquitectura para dar valor y emblema a la ciudad que urge resignificar, recuperando memorias y relatos a veces demasiado anestesiados.
Pero es la pintura el soporte, el lenguaje, en el que Carabias expresa con más soltura, sutiliza y significado, ese mundo interior que va formando y enriqueciendo en diálogo con las grandes tradiciones mitológicas de nuestra cultura, desde la herencia clásica a la bíblica. La obra extensa y compleja que nos muestra en el patio y salas del Marqués del Arco supone una ambiciosa lectura de actualización de los grandes símbolos que cuajan nuestra memoria cultural. Nos invita a recuperar textos y personajes cargados de valor y energía, de Atenea a la Samaritana, de Isis a Salomón, de la Sirena a los Arcángeles.
El personaje central de esta exuberante galería de héroes y profetas, de patricios y de santos, es para sorpresa y reto nuestro los hombres y mujeres anónimos o familiares del entorno más cotidiano del artista. Carabias nos sugiere en sus cuadros más solemnes una metamorfosis del personaje concreto en simbólico, superando rasgos y anécdotas desvelamos de nuevo a Moisés en la plaza mayor y a Salomón en la oficina de correos. Y de esta transformación lo tópico alcanza el significado de arquetipo y de cada uno de nosotros emerge, sin explicación suficiente, un prototipo soberbio y mágico. En los retratos de Carabias todos nos mutamos en pontífices y ángeles, en reyes y pegasos. Pasamos de un tiempo anodino y previsible a un instante eterno y único en cada uno de nosotros.
La pintura de Carabias ha enriquecido su simbología. En otros momentos animales fantasiosos e imaginarios sacados de los bestiarios más terribles o benefactores, ahora héroes y dioses que iluminan la mera pose caduca y evanescente de cada uno de nosotros. Los retratos no exageran descripciones eruditas ni se atienen a lecturas lineales de los textos ancestrales. Se respeta lo que se sabe, lo que se siente y urge. Pero por encima de la letra está la emoción, más allá del recitado la intuición.
La conciencia colectiva es un poso que compartimos de forma fluida y generosa. Por eso a Carabias le resulta fácil y atrevido integrar elementos gráficos heredados de indagaciones formales anteriores. La textura viste al mito, el color da fuerza al rito, signos vaporosos y grafos enigmáticos dan emoción y empatía a cada icono.
De ahí la riqueza y sensualidad plástica de cada pequeña gran obra de Carabias. Cada obra exige sus soluciones plásticas, orienta su composición y equilibra sus manchas. Carabias pinta estando atento a la "necesidad interna" de cada obra, de cada personaje redescubierto.
La abstracción se reserva a los ropajes, la figuración gestual a los rostros de cada arquetipo. La pintura acentúa el mensaje de cada narración. Los cinco paneles bíblicos centrados en la Historia del Antiguo Testamento (Generaciones y padres, Patriarcas I - II, Jueces y Reyes, Profetas y Héroes) vienen a representar, como manifiesto, la estética en la que Mariano Carabias está enfrascado.
Interesado por la presencia de Dios entre nosotros, resulta que la pintura de Carabias sacraliza el itinerario de identidad que nos inquieta y desasosiega. Y como en M. Chagall la pintura deviene metáfora y rito para desvelarnos divinos. Y así recordar al Matisse de la Capilla de Vence, "el pintor no es sino un médium para exponer lo profundo que nos habita", solía decir.
Ciertamente pintar es tocar el humo, lo intangible, lo simbólico.

EL ARTISTA
Mariano Carabias nace (1963) y vive en Segovia,
Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid.
De 1990 a 2005 imparte clases de dibujo y teoría del diseño en la Escuela de Arte (Casa de los Picos) de Segovia. Actualmente centra su actividad en su variada labor creativa artística. Vive y trabaja en su estudio de Basardilla (Segovia) (www.marianocarabias.com).
Ha realizado exposiciones individuales, tales como:
2009, Museo del Vino, Caraiñenas, Zaragoza.
2004, Galería Claustro, Segovia.
2003, Galería San Luca in Montorio, Madrid.
2002, Galería del Rancho, Torrecaballeros, Segovia.
1999, Galería La Casa del Siglo XV, Segovia.
1997, Casa de los Picos, Segovia.
1994, Torreón de Lozoya, Segovia.
1990, Torreón de Lozoya, Segovia.
1988, Galería La Casa del Siglo XV, Segovia.
1986, Casa de los Picos, Segovia.
1985, Torreón de Lozoya, Segovia.
De la variadas exposiciones colectivas en las que ha participado recordamos algunas: 1991, Certamen de Artes Plásticas de Castilla y León, Valladolid. 1990, "Papeles", Galería La Casa del Siglo XV, Segovia. 1988, Sala Caja Valencia, Valencia.1987, "Arte Actual". Torreón de Lozoya, Segovia. 1985, "Los novísimos son diez". La Casa Siglo XV, Segovia. 1984, Facultad de Bellas Artes, Madrid y "Espacia", Torreón de Lozoya, Segovia.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |