El Adelantado de Segovia
Segovia, martes 21-11-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Deportes
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

BALONMANO
Victoria por cinco centímetros
El Viveros Herol Nava vence al Torrelavega con un gol con suspense de Llopis, tras un remate que botó dentro de la portería, y se salió fuera
J.M. - NAVA DE LA ASUNCIÓN | 14/10/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
16/11/2017
Un nuevo pabellón para los segovianos
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
03/11/2017
El otro proceso (I)
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
25/08/2017
Los consejos de Mildred
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Apoya usted la aplicación del artículo 155 de la Constitución para resolver la crisis independentista en Cataluña tal y como la ha realizado el Gobierno?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
4,92857142857143 puntos 4,92857142857143 puntos 4,92857142857143 puntos 4,92857142857143 puntos 4,92857142857143 puntos 4,92857142857143 puntos
   14 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
dep3_1(65).jpg
  De esta manera celebró Filipe Martíns la victoria del Viveros Herol Nava sobre el Torrelavega en un encuentro más que complicado para el conjunto segoviano. / AMADOR MARUGÁN

A veces, la diferencia entre ganar y perder (o empatar en determinados casos) la marcan cinco centímetros. Menos de la palma de una mano. Ayer, en un frontón de Nava en el que poco a poco se van sumando aficionados a la grada, que aún tiene capacidad para albergar a más público, la diferencia de cinco centímetros resultó a favor del conjunto de casa, que derrotó al Torrelavega gracias a un lanzamiento de Llopis a dos segundos del final, que rebotó en el larguero, y botó dentro, para después salir de la portería.
Ese fue el tanto que decidió un extraordinario partido de balonmano, en el que dos grandes conjuntos pelearon con todas las armas a su alcance para hacerse con un triunfo que quizá ninguno mereció más que el otro. Porque el Torrelavega ejecutó a la perfección el plan previsto por su técnico, mientras que el Viveros Herol Nava tiró de calidad, pero también de casta y de nivel defensivo, para igualar una contienda que tuvo más que complicada en el inicio del segundo tiempo.
Diego Soto, entrenador del Balonmano Torrelavega, planteó una defensa 5:1 desde el inicio, con Nicolai Colunga como avanzado, intentando complicar las acciones ofensivas naveras. Pero no solo con eso pretendía el técnico cántabro poner espinas en el partido del Viveros Herol, sino que a ello sumaba una actitud defensiva extraordinaria impidiendo la conexión con Filipe en el pivote, unas brillantes acciones del portero Araujo sobre todo en el primer tiempo, y un ataque rápido tras gol que metió a los de casa en más de un problema, incapaz durante no pocos minutos de ajustar el 6:0 defensivo antes de que algún rival hubiera armado el brazo.
El plan le salió al Torrelavega casi a pedir de boca, porque salvando el gol inicial de Filipe y el efímero 3-2 de Tello, el mando en el marcador fue para el conjunto visitante, que volcaba su ataque por la zona central, obligando a trabajar mucho tanto a Alonso como a Álvaro y a Andrés.
Ahora bien, el Viveros Herol Nava no permitía que las diferencias visitantes se fueran más allá de los dos goles, pese a que Dani Gordo pidió tiempo muerto poco después de cambiar a Ernesto por Yeray, y aunque la portería elevó el nivel, en la ofensiva Agustín Casado se mostraba demasiado errático, Carlos Villagrán tomaba algunas decisiones equivocadas, y las pérdidas eran ladrillos sobre los que Torrelavega construía su muro defensivo. Un gol de Isma desde los 7 metros con el tiempo cumplido cerró el 10-11 con el que acabó la primera parte.

De final más que incierto La segunda no comenzó mucho mejor para el conjunto segoviano, que sufrió mucho con Colunga en el avanzado, y con la contundencia del quinteto que protegía el marco de Araújo en los seis metros. El 11-14 con el que el Torrelavega se colocó en apenas cinco minutos ponía el partido cuesta arriba para los de casa, teniendo en cuenta lo cerrado que transitaba el choque, en el que marcar un gol era un triunfo.
Pero varios factores vinieron a aliarse con el Viveros Herol. El primero de ellos (puestos a mirar de atrás hacia delante) vino de la mano de Ernesto, que sin hacer un partido extraordinario sí realizó un par de intervenciones de mérito antes de volver a dejar su sitio a un Yeray que también contribuyó a la victoria. Además, Agustín Casado (0 goles en el primer tiempo) volvió a echarse el equipo a la espalda tras el descanso, forzando las acciones en el uno para uno, en las que casi siempre logró sacar algo positivo, ya fuera con gol, con penaltis o forzando exclusiones que fueron poco a poco limando las fuerzas de su oponente, que se tomó un momento de respiro tras lograr un 1-1 superando una inferioridad, y cuando quiso darse cuenta, había recibido un parcial de 4-0, porque los locales habían encontrado la forma de frenar el ataque rápido tras gol, y en el estático los de Soto se encontraban con más dificultades.
El partido era un toma y daca, de una intensidad altísima en el que ambos contendientes sumaban aciertos y errores casi por igual, y las distancias se medían en no más de un gol. La exclusión de Colunga a ocho minutos para el final abrió una puerta al Viveros Herol, que con la garra de Agustín, más un golazo de calidad de Bruno desde el extremo, volteó el partido, y llegó a colocarse con dos tantos de renta, que se quedaron en nada apenas un minuto más tarde, con la exclusión de Alonso Moreno y los goles de Edu Fernández y de José Carlos Hernández, al que le cayó el balón en las manos después de que Yeray le rechazase el lanzamiento de siete metros.

Llopis armó el cañón Con empate a 24, y menos de tres minutos por disputarse, el Nava perdió la iniciativa en el marcador después de que Agustín fallase un siete metros, el único que erró en el partido, pero el equipo recuperó la iniciativa después de una gran defensa, y a minuto y medio para el final, el propio Agustín enmendó su error anterior con un tanto que puso al Torrelavega contra las cuerdas. Pero el conjunto cántabro salió de la situación apurada hasta en dos ocasiones, restableciendo las tablas , hasta que a veinte segundos para que sonara la bocina, Dani Gordo pidió su último tiempo muerto para dar un respiro a sus hombres antes del último ataque.
El empate no era un resultado horrible para el Nava tal y como se había desarrollado el partido, así que la apuesta por la victoria debía hacerse sin que el rival tuviera opción a responder. Con los segundos cayendo a cámara lenta, el balón le cayó a Llopis, que armó el cañón de su zurda, y estrelló su remate en el larguero, botando la bola apenas cinco centímetros dentro de la portería, para salirse posteriormente, y decidir la victoria del Viveros Herol Nava frente a un rival extraordinario, en un encuentro de los que ‘obligan’ al espectador a aplaudir al final, sea cual sea el resultado.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |