El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 21-09-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Deportes
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

TENIS
Una final express
Jaume Munar se hace con el título de campeón del XXXII Open Castilla y León tras imponerse por la vía rápida a un desconocido Alex de Miñaur en poco más de una hora de partido
Javier Martín - El Espinar | 07/08/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
30/08/2017
El camino inglés
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
25/08/2017
Los consejos de Mildred
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos
   0 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
dep1_1(28).jpg
Jaume Munar celebra que la bola impulsada por Álex de Miñaur se marchara lejos de la línea de fondo, lo que le daba el punto definitivo para hacerse con el Open Castilla y León. / OPEN CYL

Jaume Munar y Alex de Miñaur tienen prisa por llegar a lo más alto del tenis, entre otras cosas porque tienen calidad y talento para conseguirlo. Evidentemente aún les hacen falta otras cosas para poder asomarse al Top-50 del ránking mundial, y alguna de ellas se pudo evidenciar en la final que ayer se celebró en la pista central de El Espinar, pero la sensación que dejan es la de que hay dos tenistas de mucho y buen futuro.
Ahora bien, casi se podría asegurar que quien compareció en la final frente a Jaume Munar no fue Álex de Miñaur, sino un amigo suyo que juega peor al tenis. El jugador australiano afincado en Alicante fue todo lo contrario a lo que vino mostrando a lo largo de toda la semana de la competición, muy poco seguro con su servicio, extraordinariamente errático en su juego de fondo, y dando la sensación de estar descontrolado en sus golpes tanto de derecha como de revés, que en no pocas ocasiones se le marchaban lejos de las líneas por mucho.
Munar entró al partido como había que hacerlo, muy concentrado en un primer servicio potente y colocado que le dio muchos puntos gratis, y siendo agresivo con el segundo saque, con el que subía a la red tratando de sorprender. Como quiera que su oponente parecía estar, pero no estaba, cuando la final transcurría por el octavo minuto el marcador ya señalaba un 3/0 para el mallorquín.

Querer y no poder De Miñaur quería reaccionar, pero salvando algunas acciones en las que mostraba la calidad que atesora, en escasas oportunidades durante la primera manga tuvo la oportunidad de lucirse, necesitado como estaba de presionar el servicio de su oponente, que no terminaba de leer de la manera correcta para ponerle en apuros al resto.
Munar tan solo pasó por algún momento de duda a la hora de cerrar el set, para lo que necesitó hasta seis oportunidades, las tres primeras al resto. Finalmente, un nuevo error no forzado de De Miñaur buscando la línea de fondo con su derecha le dio la primera manga por 6/3 en poco más de media hora de juego.
El segundo set ha tenido más alternativas que el primero, ya que en el cuarto juego llegó el único momento de dudas de Munar desde el fondo de la pista, que le dio a su rival la oportunidad de volver a meterse en el partido con la rotura del servicio del mallorquín, la única que ha conseguido De Miñaur en todo el choque.
Pero si quieres ganar una final en pista rápida tienes que aprovechar muy bien tus momentos a la hora de poner la bola en juego, y la realidad fue que De Miñaur no jugó bien en esa faceta. Con poco más del cincuenta por ciento de aciertos en el primer servicio, el australiano se veía obligado a trabajarse los puntos, con Munar forzándole a permanecer en el fondo de la pista, y obligándole a elegir precipitadamente el momento de dar un paso adelante buscando la red. La derecha con mucho peso con la que Munar mantenía a De Miñaur más atrás de la línea de fondo era la gota malaya que una y otra vez obligaba al australiano a pegar en carrera, sumando errores.

Obligado a no subir La táctica con la que el jugador de la Academia Rafa Nadal pretendió ganar el encuentro se mostró de lo más acertada, porque su oponente entró en barrera desde el quinto al octavo juego, pasando del 1/3 al 5/3 con el que Munar comenzó a acariciar con la mirada la copa de ganador del Open.
Al tenista mallorquín no le tembló el pulso en el juego que decidía el torneo, y de nuevo apoyándose en un servicio que le funcionó a la perfección en la final, se hizo con el título de campeón en la primera bola de partido, coronándose como campeón en el Open Castilla y León después de poco más de 70 minutos de encuentro.
Hacía once años que un jugador menor de 21 años no conseguía el título de ganador del torneo de El Espinar. El último en conseguirlo fue el argentino Juan Martín del Potro, cuya carrera le llevó a integrarse entre los diez mejores jugadores del mundo hasta que las lesiones truncaron su carrera. Ahora Jaume Munar, tenista balear de 20 años logra su primer título Challenger y aparecerá hoy al filo del top 200 de la clasificación mundial, su mejor ránking de siempre. El futuro es suyo, como también lo es de Álex de Miñaur, un tenista que dará mucho que hablar en los próximos años, porque va a ganar más de un torneo. La lección aprendida tras la derrota en la final del Open Castilla y León le vendrá bien para conseguirlo.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |