El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 17-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Deportes
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

FÚTBOL SALA
Mundos diferentes
La integrante del futsi atlético féminas, maría sanz navarro, considera que lo que más falta le hace al fútbol sala femenino “son patrocinadores, además de una mayor difusión”
Alicia Magdaleno - Segovia | 24/07/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos 0 puntos
   0 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
dep3_1(13).jpg
María Sanz Navarro, jugadora del Futsi Atlético Féminas, en el campo de fútbol de Cabezuela. / el adelantado

En España, pero también en buena parte del mundo, el fútbol es el deporte que impera sobre todos los demás. Sin embargo, normalmente sólo se destaca a los jugadores masculinos, quedando las mujeres en un segundo plano. Además, el fútbol sala está mucho menos reconocido, y más si se trata de la modalidad femenina.
Aunque poco a poco las mujeres van teniendo más difusión en este deporte, hay muchos aspectos en los que se observan grandes discriminaciones si se les compara con las categorías masculinas.
El Futsi Atlético Féminas participa en la Primera División de fútbol sala, en la que ha conseguido ser uno de los equipos de referencia, logrando títulos con asiduidad. En este conjunto se encuentra la guardameta segoviana Estela García, que el pasado año fue convocada con la Selección Nacional Absoluta de Fútbol Sala, y María Sanz Navarro que, a pesar de ser natural de Zaragoza, pasa vacaciones de verano y Navidad en Cabezuela, ya que buena parte de su familia procede de la localidad segoviana.
La pasión de María por el fútbol sala le viene desde pequeña, pues la gran afición de su padre por este deporte le hizo sumergirse también en él. “De niña jugaba en el colegio con mis amigos y después me metí en un equipo. Pasé de jugar con chicos a estar en un conjunto femenino”, comenta la futbolista.
María estudia una ingeniería química, carrera que le quita bastante tiempo, pues por las mañanas acude a clase y por las tardes al laboratorio. Estas circunstancias hacen que tenga que organizarse muy bien para poder compaginar sus estudios tanto con los entrenamientos como con los partidos de su club.
La joven cierre aragonesa tiene claro que, si juega al fútbol sala, es porque realmente le apasiona, pues tiene claro que no puede dedicarse únicamente a eso, ya que que “es muy difícil vivir del deporte, y más aún del femenino”.
En países como Estados Unidos, el deporte está mucho más valorado, sobre todo a nivel de becas. Sin embargo en España, además de no contar con ninguna facilidad para compaginar deporte y estudios, en temas económicos existen grandes diferencias con respecto a sus compañeros masculinos. El sueldo que reciben los hombres, comparado con el de las mujeres, presenta diferencias desorbitadas, e incluso en muchas ocasiones las futbolistas no reciben ningún sueldo por jugar en un equipo.
A pesar del hueco que, con mucho esfuerzo, están empezando a hacerse, María considera que lo que más hace falta es que “venga a vernos la gente, porque si lo ves, te enganchas. Pero para ello falta mucha más difusión y patrocinadores”, lamenta. Por ello, lo que la mayoría de jugadoras femeninas de fútbol sala reclama es una mayor repercusión mediática, además de que se declaren como oficiales las competiciones en las que participan. María considera que, “si el fútbol sala fuera un deporte olímpico, nosotras tendríamos mucha más importancia”.

Reconocimiento

Quizá las autoridades deportivas tendrían que preguntarse qué es lo que hace tan diferente al fútbol sala femenino del masculino, o a cualquier deporte en general, pues tanto hombres como mujeres entrenan, juegan, se lesionan y meten goles de la misma manera.
Es más, lo que estas deportistas demuestran es que sienten tal devoción por lo que hacen que son capaces de luchar ante las adversidades a las que han sido sometidas desde siempre en este sentido, y siguen jugando y luchando día a día para que todo el mundo se de cuenta de que son tan capaces de jugar al fútbol
—en cualquiera de sus disciplinas— como cualquier hombre.
María es solo un ejemplo de todas las chicas que, a pesar de practicar este deporte, necesitan aferrarse a otra alternativa para afianzar de una forma más segura su futuro. Sin embargo, aunque ella está centrada en terminar su carrera universitaria, tiene claro que en su vida “siempre estará el fútbol sala”.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |