El Adelantado de Segovia
Segovia, sabado 27-05-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Deportes
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

BALONMANO
El último tren... o casi
El Viveros Herol Nava se obliga a ganar en casa al Cisne gallego si no quiere afrontar las dos últimas jornadas con el descenso encima.
Javier Martín - Segovia | 21/04/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
07/05/2017
La idolatría de los cuerpos
Desde los Mares del Sur
foto por Pedro  Montero de Frutos
26/04/2017
GRACIAS FIJI TIME
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿A quién destinará la asignación tributaria de la renta este año?
A la iglesia  a fines sociales  marcaré las dos casillas  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos
   2 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
d01-1(20).jpg
  Simón García intenta el lanzamiento desde los seis metros tras una penetración. / AMADOR MARUGÁN

Después de perder un buen número de trenes que llevaban directamente a la permanencia en la División de Honor Plata, el Viveros Herol Nava espera ansioso en el andén a coger el tren siguiente, el que lleva el nombre del Cisne de Pontevedra, y que le tiene que poner lejos del descenso que marca en la actualidad el Cajasur Córdoba, que tiene por delante un más que asequible viaje a Tolosa para jugar ante uno de los conjuntos ya descendidos.
Así que el encuentro frente al Cisne se antoja como la clave para liberarse de una presión que corre el riesgo de ser insoportable en el caso de que el conjunto gallero se lleve los dos puntos y aboque a los naveros a ganar sí o sí en la siguiente jornada en Gijón para tener opciones de mantener la categoría en el último partido de la temporada que se jugaría en casa precisamente ante el Cajasur, que se ha convertido en el rival al que hay que mantener a raya.

Así que toca ponerse el mono de faena (si puede ser durante los sesenta minutos, mejor) frente a un oponente que gusta de jugar a toda velocidad, con jugadores que arman el brazo con extraordinaria presteza, deshaciendo las defensas contrarias cuando éstas aún no están armadas. Es un equipo previsible, pero no por ello menos peligroso, sobre todo si no se presta atención al repliegue defensivo tras gol encajado.

El capitán, casi pero no El conjunto segoviano sigue teniendo a Carlos Villagrán casi de baja. El central navero está cumpliendo los plazos de su recuperación, pero el edema óseo no ha desaparecido del todo, y pese a que durante la semana ha entrenado con suavidad, y estará en el acta, su presencia en la cancha se aventura complicada, salvo que sea absolutamente imprescindible su concurso. Así que de nuevo la responsabilidad de manejar al equipo recaerá en Simón García, con la ayuda de Alberto Camino. Los problemas naveros pasan por el puesto de central, todo lo contrario que el Cisne, que cuenta para esa demarcación con David Chapela, uno de los más eficientes jugadores de la categoría, que con 128 goles obliga a las defensas a salir a sus lanzamientos, creando los huecos en seis metros que aprovechan los compañeros como Javi Vázquez, extremo que está cerca del centenar de goles en la presente temporada.

Para el Viveros Herol la cuestión pasa por bajarle las pulsaciones al partido, ralentizando los ataques y frenando la primera oleada en la ofensiva del cuadro gallego, obligándole a jugar más en estático y a ‘masticar’ más sus acciones sobre la portería local, que será otra de las claves del choque, porque tanto Samu como Cabada necesitan elevar su aportación para que el equipo se maneje con opciones hasta el final. Pero, para que ello suceda, la defensa tiene que echar una mano.

Teniendo en cuenta que el Cisne tiene opciones remotas de entrar en la fase de ascenso, de la que le separan cuatro puntos cuando sólo restan seis en juego, es de suponer que el conjunto gallego irá a Nava de la Asunción sin tanta tensión competitiva como ha venido manteniendo a lo largo de la temporada, cuando sí luchaba por meterse en el play off. Pero una cosa es que el equipo de Pontevedra se juegue poco en el envite, y otra muy distinta que vaya a regalar la victoria, que con seguridad no lo hará. El Viveros Herol tendrá que sudar, y mucho, los dos puntos, entre otras cosas porque en el deporte de élite nadie regala nada, pero también porque el conjunto de Óscar Perales ha perdido demasiados trenes. Si deja pasar uno más... quizá sea el último.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |