El Adelantado de Segovia
Segovia, sabado 19-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Deportes
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

FÚTBOL SALA
Superioridad manifiesta
El Naturpellet vuelve al puesto de ascenso directo tras vencer con suficiencia a un Valdepeñas sin recursos
J.M. - Segovia | 18/03/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
4,71428571428571 puntos 4,71428571428571 puntos 4,71428571428571 puntos 4,71428571428571 puntos 4,71428571428571 puntos 4,71428571428571 puntos
   7 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
d1-1(1).jpg
  Álex Fuentes supera la marca de Fer en un momento del encuentro. / TAMARA DE SANTOS

El Naturpellet Segovia dio un golpe de mano de cara a conseguir el ascenso de categoría, tras imponerse al Valdepeñas en el encuentro que se suponía más complicado de los que le restan por disputar hasta que finalice la temporada regular, y aprovecharse de la contundente derrota del Antequera en la cancha del Barcelona B, con lo que el conjunto segoviano recupera la plaza de ascenso directo a tres jornadas para la conclusión.

La teoría indicaba que el partido frente al Valdepeñas iba a ser el más difícil para los de Diego Gacimartín, tanto por la calidad de un rival que se suponía al alza, como por la presencia de varios centenares de aficionados visitantes, que teniendo en cuenta la tradicional frialdad del público segoviano, salvo contadas excepciones, podía propiciar un ambiente más favorable al equipo ciudadrealeño, que al local. Sin embargo, a la hora de la verdad los únicos que cumplieron fueron los seguidores del Valdepeñas, extraordinarios de principio a fin. Su equipo fue... otra cosa.

De entrada, la derrota del Antequera en Barcelona ponía la plaza de ascenso en bandeja para el Naturpellet, pero el equipo local no quiso sobreexcitarse demasiado con este hecho, y salió a la cancha con varias lecciones aprendidas. La primera de ellas, la del control de la pelota, la ejecutó a la perfección, superando con comodidad la tibia presión de un oponente que en no pocas ocasiones defendía con la mirada. La segunda, la de evitar las transiciones del rival, también se llevó a cabo a plena satisfacción del técnico, porque el Valdepeñas no tuvo una sola opción de contragolpe en todo el primer tiempo, y solo llevó peligro ante Cidao en dos remates desde diez metros que Cidao sacó con calidad, en sendas acciones que se produjeron cuando los de casa ya tenían dos goles de renta.

Una sola dirección El Naturpellet, con su juego de toque, controló el encuentro a su antojo, aunque las ocasiones de gol tardaron en llegar, madurando a un oponente que quería llevar el partido a un plano más físico y por consiguiente mucho más trabado, sin conseguirlo más que en el tramo final del primer período, cuando los árbitros clamaban por el descanso para aclararse las ideas que entre unos y otros les habían ofuscado de tal manera que se comieron un penalti en el área visitante, señalaron otro por una agresión de Mimi a Buitre que saldaron con una amarilla cuando la roja era patente, permitieron cien protestas, y escamotearon un claro doble penalti para al Valdepeñas a cinco segundos para el descanso, amén de varias indecisiones a la hora de señalar acciones de banda o córner que hicieron ver que el partido les venía tan grande como a Papá Pitufo la camisa de Pau Gasol.

Iván Quintín, marcando el 1-0 a la salida de un córner, y Alvarito haciendo el segundo desde el punto de penalti, trasladaron al electrónico la superioridad del Naturpellet, que se gustó en algunas ocasiones, como una combinación de Álvaro con Borja que no fue gol por muy poco. El único problema llegaba con las faltas, con los de casa cometiendo la quinta a cuatro minutos para el final. Pero como quiera que los árbitros no quisieron meterse en más charcos de los que ya habían pisado, la sexta falta local no llegó, por más que el Valdepeñas la pidiera, la gritara, la reclamara y la suplicara en no pocas acciones. A Dios rogando, y con el mazo dando, porque casi al tiempo que pedían la falta, los visitantes repartían lo suyo, intentando sacar a los segovianos del partido.

Defender con la mirada Superado el descanso, y con Borja sufriendo una contractura que le impidió seguir jugando, el Naturpellet se dispuso a aguantar la acometida de un rival que puso más interés en los primeros minutos de la segunda parte. Pero como el interés se acaba con la quinta carrera, en la sexta los de Leo Herrera se quedaron mirando cómo sus rivales tocaban y tocaban hasta que Carlos Muñoz (extraordinario partido el suyo) encaraba con ventaja a Coro, al que regateó para anotar el 3-0.

Llegaron entonces los minutos más flojos del Naturpellet con el balón, aunque sin él la defensa segoviana se impuso en la mayoría de las ocasiones al más que previsible ataque del Valdepeñas, en el que solamente Kike parecía poder superar en algún momento a su marcador. Cidao no tuvo que intervenir de verdad hasta el minuto 27, cuando en dos ocasiones impidió que el equipo de Ciudad Real consiguiera reducir las diferencias. Los minutos pasaban con extraordinaria lentitud, con un conjunto local al que no le importaba ceder la posesión esperando sorprender al contragolpe, y un cuadro visitante a cada minuto más agobiado por el marcador en contra, sumando muchos errores en las entregas, y tratando de desquiciar a sus rivales sin lograrlo.

A seis minutos para el final, Leo Herrera situó a Kikillo como portero-jugador intentando llegar con algo más de claridad sobre la portería de Cidao, algo que no ocurrió hasta que, faltando dos minutos y medio, y después de que Juanfran hubiera enviado una vaselina al larguero, Dani Santos aprovechara un gran servicio de Joan al segundo palo para establecer el 3-1. El Valdepeñas se metía en el partido, pero el propio Dani Santos se encargó de sacarlo realizando una entrada salvaje sobre Cidao que tuvo la suerte de no tener la pierna apoyada. La segunda amarilla (era roja directa) para el jugador del Valdepeñas dejó al conjunto visitante físicamente al límite y con un hombre menos, y al Naturpellet jugando casi un minuto a placer, hasta que Chus vio la opción de marcar el 4-1, y no la desaprovechó. El partido acabó ahí, el equipo segoviano logró tres puntos que le devolvieron al puesto de ascenso directo, y con nueve por jugar, y dos de ventaja sobre el Antequera, tiene más cerca que nunca la Primera División.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |