El Adelantado de Segovia
Segovia, martes 26-09-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Deportes
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

BALONMANO
«Por supuesto que tuve dudas»
Óscar Perales, entrenador del Viveros Herol Nava, analiza la situación del equipo tras superar la crisis del inicio de la temporada que le dejó hundido en la clasificación.
J.M. - Segovia | 23/11/2016
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
30/08/2017
El camino inglés
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
25/08/2017
Los consejos de Mildred
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Cree usted que las autopistas AP-6 y AP-61 deben tener peajes gratuitos'
si  no  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos
   3 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
d1balonm-am(6).jpg
  Perales mira a Llopis mientras éste realiza una observación. / AMADOR MARUGÁN

A Óscar Perales, al igual que a todo el Viveros Herol Nava, le ha cambiado la cara de cuatro semanas a esta parte. Tres victorias consecutivas han apartado al equipo de las posiciones de descenso, y la competición ya no parece una tortura para los naveros.

¿Qué ha cambiado en el equipo para que haya pasado de sumar un punto de catorce posibles, a seis de seis?

Nada. Es cuestión de confianza y de que ahora están saliendo las cosas. En deporte no sabemos dónde está la varita mágica para que lo que antes no funcionaba ahora sí lo haga. Solo puedo decir que el equipo está entrenando con tanta intensidad como el primer día, con las mismas ganas y la misma ilusión. Yo no he tocado ninguna tecla especial, y ha sido cuestión de los chicos, que en cuanto ganaran un partido iban a demostrar su calidad, como se ha visto.

¿Había vivido esto antes?

En mi etapa de jugador si viví etapas como la que ahora ha pasado el equipo, y sé que es difícil salir de una dinámica negativa, porque solo necesitas ganar un partido, pero no es nada fácil hacerlo. Solo con trabajo, porque no existen los milagros, llegan los resultados.

¿Y bajando más a la cancha, a los partidos, dónde está el cambio?

Quizá radique en que ahora dominamos, y no vamos siempre por detrás en el marcador, algo que te condiciona mucho. Estamos teniendo la suerte de comenzar por delante, o al menos que el rival no se nos vaya de muchos goles, y así los lanzamientos son diferentes, las paradas son muchas más, la defensa está más intensa, el ataque te sale mucho más fluido… y todo rueda mejor.

Es de suponer que el equipo habrá trabajado los aspectos técnicos y tácticos, pero también el psicológico.

Se hizo ese trabajo, pero en estos casos decir que de las malas rachas se sale es facilísimo. Cierto es que dimos un golpe de autoridad en Carabanchel, ante un equipo que está demostrando ser muy sólido y difícil de ganar. Los chicos se dieron cuenta que haciendo un partido serio, con disciplina y con intensidad durante los sesenta minutos podíamos competir ante cualquiera, que era el principal objetivo que me marqué, y por el que estaba algo desanimado y triste, ya que veía que no éramos capaces de competir durante todo el partido. Creernos que podemos competir contra cualquiera es una de las claves, porque si estamos intentos y concentrados podemos hacerlo. Otra cosa es que en deporte te salgan bien todos los resultados, que ya se sabe que esto en ocasiones no es así.

¿El técnico ha tenido dudas en algún momento?

Claro que he dudado, porque eran muchas jornadas perdiendo ante equipos que yo veía que eran inferiores a nosotros, pero que demostraban en la cancha que tenían más ganas de ganar, y así lo hicieron. Seguía teniendo la confianza de los jugadores, de toda la junta directiva y de Alberto (Camino), mi segundo, pero yo me cuestionaba muchas cosas, porque considero que siempre es bueno cuestionarse todo lo que haga uno en esta vida para intentar mejorar. Me preguntaba si los entrenamientos estaban siendo buenos, si estaba obrando bien… porque hay que tener en cuenta que yo no tengo experiencia en los banquillos. Pero todos los que estaban a mi alrededor, sin pretender dorarme la píldora, sí me decían que el trabajo era bueno y que al final terminarían saliendo los resultados. Hubo un momento crítico en el partido de Carabanchel, porque si no se hubiera logrado la victoria la situación sí que habría sido de máxima alerta, pero logramos ganar, abrir la lata de las victorias, y conseguir después otros dos triunfos consecutivos.

Lo que demuestra, una vez más, que la competición en la División de Honor Plata está extraordinariamente igualada.

Eso es un hecho, y por ello nadie es tan bueno por ganar dos partidos, ni tan malo cuando los pierde. Cada partido hay que disputarlo, y esta liga va a ser tremendamente disputada. Sin ir más lejos, los componentes del Grupo Covadonga, con los que tengo buena relación, me dijeron que iban a hacer un equipo de amigos, para pasárselo bien y conseguían no descender… y ahí están bien metidos en la zona alta de la tabla. Los objetivos pueden estar muy bien sobre el papel, pero después hay que demostrar que se quiere llegar a conseguirlos. Todas las plantillas están muy compensadas, cuando juegan en su casa va gente a verlos y es difícil ganar allí, y no hay ningún rival que sea ganable por seis o siete goles de diferencia. Nosotros empatamos con Alcobendas, pero éste gana a Barcelona. El deporte, y más el balonmano, no son matemáticas, y cada día hay que hacer cuentas nuevas.

Y, una vez superado el mal inicio, ¿hasta dónde puede llegar el Viveros Herol Nava?

Dije al principio de temporada, y lo mantengo ahora, que tenemos un plantillón, con dos jugadores por puesto que en cualquier momento lo pueden hacer bien. La duda es hasta qué punto podremos ser un equipo, que los jugadores se cohesionen y se entiendan, porque ahora ya se ve que chicos como Tello, Sergio o Llopis se están metiendo mejor en el grupo, la portería ha comenzado a funcionar, la defensa se lo pone difícil a los contrarios... pero el techo nos lo marcaremos nosotros. Si continuamos sacando ese gen competitivo, hay que intentar mirar hacia arriba. Los puntos que hemos perdido ya es imposible recuperarlos, y el partido más importante siempre es el siguiente.

El siguiente es el Zamora.

Y es un rival dificilísimo, porque tiene una gran plantilla que lleva muchos años jugando junta y que tiene un buen técnico como es Edu Valiente.

¿Y no tiene la sensación de que ese equipo puede tener un sistema de juego similar al de Nava, con defensa fuerte y a pocos goles?

Cualquier entrenador al que preguntes te dirá lo mismo. Quiere que sus equipos defiendan fuerte y que sus partidos sean a pocos goles. Pero yo si soy sincero, quiero jugar a meter un gol más que el rival que tengo enfrente, y me da igual si acabamos 40-39, o 20-19. Nadie se va a acordar del resultado final, porque lo que cuentan son los puntos. Sí es cierto que el Zamora juega con ataques largos, con pocas posesiones pero acabando las jugadas de ataque, y con mucha intensidad defensiva. No juega como el Barça, evidentemente, porque sabe que si mete 25 goles, tiene mucho ganado, porque suele dejar al rival en 23 o 24 goles.

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |