El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 17-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Deportes
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

AVENTURA
Un hormigueo en el estómago
Tras un largo viaje hasta el Himalaya, Luis Alonso inicia hoy, junto a otros 25 corredores, la Everest Trail Race.
Luis Alonso - Negal | 15/11/2011
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos
   4 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
luiste(1).jpeg
  Luis Alonso, segundo por la izquierda, junto a varios miembros de la organización y participantes de la Everest Trail Race./ El Adelantado.

Tras un viaje no exento de problemas, Luis Alonso llegó hasta Katmandú para participar en la primera edición de la Everest Trail Race, que le llevará a recorrer más de 150 kilómetros en seis etapas por la cordillera del Himalaya. Hoy comienza la prueba con la disputa de la primera etapa, pero ya conseguir llegar hasta Katmandú, y después al primero de los campamentos de la organización, ya fue toda una odisea.

He vivido un fin de semana repleto de vuelos y estancia en los aeropuertos, controles de policía, aduanas, detectores... como os comentaba cuando inicié esta aventura, estaba convencido de que iba a ser un viaje largo y duro, y no estaba desencaminado. ¡Qué días!
Pero ya estamos en el lugar del “delito”; hemos pasado, aquí en Katmandú, unas largas colas y horas para poder estar en regla en este país y sacar el correspondiente visado para poder transitar por este paraíso de las montañas. Dicho visado, como os podéis imaginar no es gratuito, y conlleva el pago de 30 dólares, porque si pagas en euros te cobran 30 euros también. Como hay que mirar todos los gastos pues pagamos en dólares, que nos ahorramos algún dinerillo.
Hemos cumplido los trámites burocráticos, estamos en regla ya en el país, visado en mano, y nos disponemos a llegar al hotel de Katmandú. Aquí en el hotel tenemos una recepción por parte de la organización, nos dan las habitaciones y hasta esta noche tenemos tiempo para realizar lo que queramos, yo en mi caso me dispongo a preparar todo lo necesario para la carrera, bien colocado en la mochila y todo revisado y en orden para partir al lugar de inicio de la carrera. Se trata de un vuelo doméstico que nos llevará hasta la localidad de Jiri, desde donde saldrá la primera etapa de esta Everest Trail Race con destino a Bhandar tras recorrer 20,8 kilómetros, y un desnivel acumulado de 3.795 metros. Ya que empezamos, lo hacemos a lo grande.
En la mochila tengo ya todo lo necesario e imprescindible para afrontar los seis días de competición que consta la carrera. Lo he revisado a conciencia una y otra vez, para que no me falte nada, ya que de faltarme algo de lo obligatorio me pueden sancionar y hasta descalificar, por lo que la revisión de todo es muy importante.
El resto del equipaje, es decir, lo que no voy a usar durante los días de competición, se queda en consigna en el hotel, hasta la vuelta al mismo una vez finalizada la carrera. Espero haber escogido bien el material necesario y no me acuerde de nada de lo que haya podido dejar en consigna.
Katmandú me ha impresionado, y eso que solo llevo aquí unas horas, ya que se respira ambiente montañero por los cuatro costados. Esto es la meca de la montaña, hay gentes venidas desde todos los lugares del mundo, unos a escalar, otras con expediciones al Everest, Lotse, Annapurna, Dolpo... la mezcla de gentes es impresiónate y todos con un mismo destino: El Himalaya.
Como ya comentaba, probablemente éste haya sido el día mas duro de la aventura. Si ya de por si el viaje era largo, debido a la climatología adversa nos hemos visto obligados a aterrizar en Calcuta para reposar, y una vez nos han confirmado que la climatología era optima hemos despegado con destino otra vez a Katmandú, donde ya habían abierto el aeropuerto que permanecía cerrado debido a la intensa niebla que no dejaba un mínimo de visibilidad para poder aterrizar.
Las vistas desde el avión de toda la cordillera del Himalaya son impresionantes. Se ven las montañas, y debajo de éstas el fantástico mar de nubes que nos privó de poder aterrizar a la hora adecuada y tener que hacer una escala inesperada en Calcuta.
Podéis imaginar el estado de todos los corredores al comunicarnos que no se podía aterrizar y nos desviaban a Calcuta. La incertidumbre era muy grande ya que no sabíamos que iba a pasar. Finalmente y tras un retraso de algo mas de cinco horas logramos aterrizar y poner pies en tierras nepalies. Cuando decíamos que comenzaba la aventura no íbamos descaminados, lo de hoy ha sido todo una aventura desde la salida de Barajas, pasando por las dos escalas, la oficial en Doha la ocasional en Calcuta y por fin Katmandú. Toda una odisea.
Pero lo bueno de verdad ha empezado hoy. a las cinco y media de la mañana la organización nos ha ofrecido un desayuno, y hemos entregado el equipaje personal. Después, en un trayecto de seis horas, hemos logrado llegar al campamento, para pasar los controles técnicos y médicos, y ya por fin alojarnos en la tienda y tratar de descansar lo máximo posible, porque mañana ya tenemos la primera etapa.
En realidad lo que todos tenemos es muchas ganas de empezar. Miras a la montaña y cuando piensas que vas a correr en el techo del mundo, te entra un cosquilleo de nervios en el estómago. Además, sé que no corro sólo por mí. Luna espera su silla, y yo no quiero defraudarla, ni a ella ni a todos los que han confiado en mí, así que voy a ponerlo todo de mi parte para acabar este carrera.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |