El Adelantado de Segovia
Segovia, sabado 25-10-2014 h.

Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Provincia
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

ARQUEOLOGÍA
Descubren varias estructuras en Los Calocos que podrían ser prehistóricas
El investigador abulense Mariano Serna cree que la cima del Caloco estuvo habitada en la Edad del Bronce, y que en ‘El Caloco Medio’ existió una estructura de finalidad mágico-ritual.
El Adelantado - El Espinar | 17/10/2010
¡¡Pincha Aquí!!
Blogs
  BLOGS
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
19/10/2014
Excalibur y el primitivismo
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
17/10/2014
Bien hallado
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Es partidario del proyecto de la presa del Ciguiñuela para solucionar el abastecimiento de Segovia?
Sí, es necesario.  No, hay más alternativas.  N.s./n.c.  
Vota  
Usted ya ha votado  
Resultado
5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos
   1 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
23-1(91).jpg
  Cordada de los Calocos desde el noroeste. En primer término, El Caloquillo. / Mariano Serna

El investigador abulense Mariano Serna, profesor del Centro de Formación de La Policía, ha descubierto dos estructuras prehistóricas en Los Calocos (cordada orográfica que desde el cerro de El Caloco, de 1.562 m. de altura, se extiende, en línea recta, hacia el noroeste, 315º exactamente, a lo largo de cinco kilómetros, integrando otros dos cerros: El Caloco Medio, de 1.433 m. de cota; y el Caloquillo, vértice geodésico de 1.353 m de altura).
La primera de estas estructuras, de eminente finalidad defensiva, se encuentra en la cima del Monte Caloco, término municipal de la serrana localidad de El Espinar. Una fortificación compuesta por dos recintos de distinta entidad: uno extraordinariamente potente, que se aprecia claramente desde el aire a través del visor SIGPAC; y otro, menos ostensible aunque de mayor extensión, adosado al anterior. El primero y más importante de estos dos recintos, situado en un espolón que presenta el cerro cerca de su cima, tiene forma sensiblemente rectangular y lo cierra un burdo muro de casi trescientos metros de longitud y entre dos y cinco de anchura. Sus ejes rondan los 60-90 metros, ocupa una superficie cercana a la media hectárea, y está situado en la parte noroeste de la cumbre, ligeramente descolgado hacia poniente, donde existen numerosos grupos rocosos en los cuales se apoya.
El segundo recinto, también de forma rectangular pero mucho más liviano, se ciñe a la parte más elevada del cerro buscando, sobre todo en la parte sur, la línea de máxima pendiente del terreno. Tiene por centro la estación meteorológica, unos ejes de 100x70 m. y una superficie de 0,7 hectáreas.
Según Mariano Serna, a juzgar por la aparente ausencia de otros materiales arqueológicos como cerámicas o restos de estructuras de habitación, se trata de estructuras defensivas, pertenecientes al Bronce (1.500 a 800 a. de C.), destinadas quizás a refugio eventual de gentes asentadas en las inmediaciones de este imponente cerro, aunque sin descartar la posibilidad de un asentamiento permanente de corta duración. Es en definitiva un asentamiento de las mismas características al existente en la abulense localidad de Ojos Albos, situada tan sólo veinte kilómetros al suroeste. Y que sea como fuese, este descubrimiento es verdaderamente importante porque retrotrae en casi dos milenios, la presencia del hombre en la zona atestiguada hasta la fecha por una punta de lanza, algunas explotaciones mineras, y una posible cista cineraria (encontrada por el mismo Serna junto a la puerta del Santuario del Cristo de El Caloco), pertenecientes a la época Romana.
La segunda estructura encontrada en estos lugares, se halla en la cima de El Caloco Medio, espectacular cerro de aspecto mágico, situado dos kilómetros al noroeste de El Caloco. En la cumbre de este cónico cerro, perteneciente a los términos de Navas de San Antonio y Vegas de Matute, ha identificado los restos de una estructura de finalidad mágico-ritual o sagrada: un círculo de cincuenta metros de diámetro y entre dos y tres de anchura, constituido por piedras de pequeño y mediano tamaño, que rodea la parte más alta del cerro. La identificación de este elemento no fue fácil pues del lado de Vegas de Matute, buena parte de él, está semioculto por encinas achaparradas; mientras que del lado de Navas de San Antonio, ha sido parcialmente destruido por el hombre.
Estructuras similares a ésta de El Caloco Medio ha encontrado Serna en el abulense cerro de El Cogote (Solana de Rioalmar), conocidas allí como "La Plaza de Toros"; y, aunque se ha especulado mucho sobre su función, no cabe duda de que por el lugar donde se encuentran situadas, forma, pequeño tamaño, ausencia de otros elementos arqueológicos, etc., se trata de estructuras de finalidad mágico-ritual o religiosa y de ninguna forma defensiva. Símbolos en definitiva, de similar significado a las cruces, santuarios y un sin fin de elementos sagrados situados en alturas pertenecientes a todo tipo de confesiones religiosas.
En cuanto a los posibles autores del elemento del segoviano cerro de El Caloco Medio, debemos atribuírselo, con toda posibilidad, a las gentes que, entre el primer y el segundo milenio antes de Cristo, levantaron la fortificación del cerro de El Caloco; y lo hicieron, seguramente, para rendir culto al Sol, pues el Caloco Medio, según los cálculos de Serna, viene a determinar el Solsticio de verano, ya que el Sol contemplado desde la fortificación del Caloco, se pone precisamente tras ese cerro situado a 315º del anterior, por lo que vendría a funcionar como un calendario solar que determinaba el paso del verano al invierno.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2014  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |