Zapatero reducirá la publicidad en TVE para ayudar al resto de medios

El inquilino de Moncloa anticipa que el próximo día 22 llevará al Congreso «una estrategia integral» de todos los ministerios de su Gabinete para combatir el aumento del paro.

1

Tras la retahíla de fotografías vacías de contenido que ofrecieron los miembros del nuevo Gobierno la pasada Semana Santa en un intento por demostrar a la opinión pública el sacrificio del Ejecutivo al renunciar a las minivacaciones, el presidente Zapatero tomó ayer personalmente el timón de la nave y comenzó a concretar cuáles serán las tan ansiadas como urgentes medidas anticrisis.

Al margen del anuncio de activar la tramitación y aprobación de la regulación del Aborto, la nueva ley de Libertad Religiosa y la reforma de la Ley de Ciencia, todas ellas normativas espectaculares y con cierta resonancia social, pero que poco o nada pueden hacer por aliviar las penurias económicas, el inquilino de Moncloa desveló que se pondrá en marcha una Ley Audiovisual, cuya principal novedad será la reducción «drástica» de la publicidad en TVE, lo que aliviará la deficitaria situación de las cadenas privadas y, de paso, facilitará el consenso con el PP, que llevaba tiempo reclamando semejante iniciativa.

Ahí se terminaron las promesas concretas, pero ni mucho menos los planes, puesto que, acto seguido, Zapatero señaló que uno de sus primeros objetivos es llegar «en pocas semanas» a un acuerdo «definitivo» de financiación económica, algo que no supone sino constatar las dificultades para consensuar el reparto de dinero estatal entre las regiones, pues se trata de un asunto que debería estar zanjado desde hace meses.

Por si no fuera bastante, el líder de los socialistas, que compareció hoy ante su Grupo Parlamentario en el Congreso, anticipó su compromiso para poner en marcha una «estrategia integral» que concentre toda la actividad del Gabinete, incluidos sus integrantes que no dirigen áreas económicas, en torno a la recuperación del empleo. Esta ambiciosa y vaga estrategia supone el complemento a la remodelación ministerial, que, reiteró, trata de imprimir un «cambio de ritmo» a la acción política. En todo caso, el también máximo dirigente del PSOE alegó «respeto instituticional» para eludir mayores concrecciones, y remitió todos los detalles a su comparecencia del próximo 22 de abril en el Congreso, donde acudirá a petición propia para explicar dichos planes milagrosos para frenar el paro.

Entretanto, el presidente recordó que ya ha dado instrucción a todos los ministros para acelerar al máximo la aplicación de las medidas de estímulo contenidas en el Plan E y que, a la hora de la verdad, serán las únicas que cuenten con financiación asegurada.

Eso sí, junto a la misteriosa «estrategia integral», el socialista enumeró sus tres prioridades para los próximos meses. En primer lugar, Zapatero citó la recuperación del crédito para las empresas y familias. Luego estará la concertación social con empresarios, sindicatos -hoy mismo se entrevistará con las centrales laborales- y los partidos que estén «dispuestos a dialogar». En tercer lugar, instó a que «todos los cambios y reformas sirvan para que España se encuentre bien preparada para crecer con fortaleza una vez que pase lo peor de la presente crisis».