La Audiencia Nacional juzgó ayer a Abdeljalil Ait El Kaid un marroquí residente en España detenido en Varsovia.
La Audiencia Nacional juzgó ayer a Abdeljalil Ait El Kaid un marroquí residente en España detenido en Varsovia. / EFE
Publicidad

El ciudadano marroquí Abdeljalil Ait El kaid reconoció ayer, durante una vista oral en la Audiencia Nacional que viajó a Siria en el año 2014 para instruirse en el manejo de armas y prepararse para atentar y que un año después tenía intención de volver a Europa, concretamente a Francia, instruido por el terrorista que organizó el atentado de la sala Bataclan de París. “Se me cruzaron los cables”, dijo.

El Ministerio Público rebajó su petición de cárcel de diez a ocho años por delito de pertenencia a organización terrorista después de que el acusado haya detallado ante el tribunal los pormenores de su viaje y su preparación en terreno sirio. No obstante, rechazó que tuviera intención de atentar en España.

Ait El kaid hizo uso del turno de última palabra que le brindó el tribunal para asegurar que se arrepiente de “todo” y que se le “cruzaron los cables”. También pidió perdón “por lo que ha pasado” y juró “por Dios” que no tenía intención “de hacer algo en España”, ya que es un país donde no se le ha faltado el respeto en ningún momento y que se ha portado muy bien con él.

El acusado, para quien su defensa no formuló preguntas, aseguró que tomó la decisión de viajar a Siria desde Barcelona haciendo escala en Turquía a finales de agosto del año 2014. Desde Antalya pagó 170 euros a un ‘pasador’ y otros 100 euros a otro, que le introdujo en terreno bélico.

Asegura que los miembros de la organización terrorista clasificaron a todos los futuros combatientes que se unían a las filas en función de su profesión. Se le impartieron clases de religión y le instruyeron en entrenamiento deportivo y con armamento, aunque posteriormente pasó a desempeñar labores de comunicación del Estado Islámico.

Fue en abril de 2015, siempre según su relato, cuando conoció al yihadista belga Abdelhamid Abaaoud, alias Abu Omar, al que se le atribuye la planificación de los atentados de París de noviembre de 2015 donde murieron 130 personas. Al respecto ha explicado que éste le preguntó, apenas meses antes de los ataques en la ciudad gala, si le interesaba volver a Europa para atentar, a lo que respondió que sí.

Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, el ideólogo de los ataques, abatido por la Policía francesa en noviembre de ese año, era el encargado de planificar y desarrollar las acciones, la captación y el entrenamiento de los combatientes. La misión encomendada era atentar en países como España, Francia, Bélgica y Alemania, siendo los objetivos específicos lugares de grandes aglomeraciones como salas de fiesta, partidas de fútbol, conciertos o iglesias.

Captación

Además de Abu Omar, el acusado tenía contacto directo con Abu Muhammad, también muerto. Este ejerció como líder del grupo en Siria y era el segundo en importancia dentro de la organización terrorista después de su líder Abu Bakr al-Baghdadi.

Los agentes que declararon en calidad de testigo en la vista ratificaron que tienen constancia de la relación entre el acusado y los líderes del Estado Islámico y que estos tenían intención de atentar en “suelo europeo” en una acción controlada en su totalidad de Siria.

Además, Ait El kaid reconoció que entabló contacto con una mujer sobre la que inició un proceso de captación hasta intentar que se casara con ella y viajara a Siria. De esta manera se pronunció la misma, que declaró como testigo protegido en la vista oral, y explicó que le acusado le ofreció “matrimonio y dinero” lo que provocó que ella se asustara y denunciara los hechos ante los Mossos d’Esquadra.

Ante la confesión del acusado, el fiscal renunció a muchos de los testigos citados y no expuso su informe final, por lo que, pese a que el juicio estaba señalado hasta el próximo miércoles, el tribunal presidido por la magistrada María José Rodríguez Duplá lo declaró visto para sentencia.

FuenteEuropa Press
Compartir