El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, atiende a los medios. / efe
Publicidad

Vox pedirá en las negociaciones sobre los pactos electorales la entrada en gobiernos municipales y autonómicos como parte de las condiciones para apoyar a otros partidos en la formación de los nuevos ayuntamientos y ejecutivos regionales, aunque mantiene solo como “línea roja” sentarse a negociar. Así lo acordó el Comité Ejecutivo Nacional de Vox, máximo órgano de decisión del partido, en su primera reunión tras los comicios, celebrada el jueves.

Además de la entrada en los gobiernos municipales y autonómicos, Vox acordó negociar con todas las formaciones políticas que estén dispuestas a liderar un proyecto que deje fuera a las fuerzas de izquierda. Para ello, considera como condición indispensable que todo aquel partido que quiera el apoyo de Vox deberá sentarse a negociar con el comité negociador, encabezado por su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, que han precisado que ésta es la “única línea roja” del partido.

“El Comité Ejecutivo ha dejado claro que por mandato no podremos llegar a ningún acuerdo con ninguna fuerza que se niegue a sentarse con nosotros ni apoyar ningún gobierno formado por fuerzas que no se sienten a negociar con nosotros”, recalcó.

Una vez iniciada las conversaciones, Vox exigirá la entrada en los gobiernos de los municipios y comunidades donde que haya obtenido una “proporción adecuada” de votos y donde sea muy alta la exigencia de acabar con los ejecutivos de izquierda.

Serían los casos de las comunidades autónomas de Madrid y Murcia, así como del Ayuntamiento de la capital, en donde Vox está dispuesto a “ir hasta el final” en sus pretensiones, apuntaron fuentes del partido.

En opinión de Espinosa, la entrada en estos gobiernos es lo “razonable” que se les puede ofrecer en las conversaciones. La formación de Santiago Abascal sería más flexible en otros gobiernos, principalmente en los de las capitales de provincia donde no logró una fuerza significativa.

En estos casos las negociaciones estarían más abiertas y Vox podría apoyar las investiduras en función de posibles acuerdos programáticos puntuales.

Junto a Espinosa de los Monteros, forman parte del equipo negociador la diputada Macarena Olona; el diputado y vicesecretario Jurídico, Pedro Fernández; el vicesecretario de Presidencia, Enrique Cabanas; y el vicepresidente primero del partido, Víctor González.

El partido de Vox es una de las fuerzas determinantes para la formación de gobiernos en las comunidades de Madrid, Murcia, Castilla y León y Aragón, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y en varias capitales de provincia, como Madrid, León, Santander, Burgos, Zaragoza, Cáceres, Badajoz, Madrid, Zaragoza, Alicante y Córdoba.

Ciudadanos

Por su parte, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, insistió ayer en que su socio preferente es el PP, por lo que rechazó la posibilidad de Gobiernos tripartitos con Vox, y aseguró que solo se sentará con el partido liderado por Santiago Abascal para informarle de los acuerdos a los que llegue Cs con los populares.

Así lo señaló Villegas en declaraciones a los medios ante el Tribunal Constitucional tras presentar un recurso contra la llamada ‘Ley de abusos policiales’ del Parlamento Vasco, y donde también comentó que “es prácticamente imposible” llegar a acuerdos con el PSOE, porque en cuanto pueden pactan con PNV y EH Bildu “para dejar fuera a los constitucionalistas” en Navarra.

“Nuestra idea, en líneas generales, es que nuestro socio preferente sea el PP,que no haya tripartitos; puede haber miembros de Gobierno propuestos por el PP y Ciudadanos, pero nuestro socio preferente debería de ser, en la mayoría de sitios, el Partido Popular”, aseveró el secretario general de la formación naranja ante los medios.

En este sentido, indicó que, “como pasó en Andalucía”, informarán “a los partidos” de los acuerdos a los que lleguen con el PP y eso se producirá “enviándoles los acuerdos por email” o sentándose “a explicárselo”, aclaró.