Pedro Almodóvar durante su visita a la exposición en Cáceres.
Pedro Almodóvar durante su visita a la exposición en Cáceres. / Efe
Publicidad

El director manchego Pedro Almodóvar indicó ayer que la ciudad de Madrid, de la que ha sido nombrado Hijo Adoptivo, es su “madre” porque lleva 40 años viviendo en ella y, fuera de polémicas sobre su distinción, se “siente” su hijo.

Almodóvar, que viajó a Cáceres para recoger el Premio de Honor del Festival Solidario de Cine Español de la capital cacereña, explicó que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, le comentó hace unos meses que iban a proponerlo para el nombramiento y que, más tarde, se enteró de que “alguien” había dicho que no lo merecía. “Yo no he pedido nada ni participo en ninguna de esas polémicas”, aseguró el cineasta manchego.

Almodóvar regresó ayer a Cáceres, la ciudad donde pasó unos años de su adolescencia y estudio Bachillerato y donde vivió muy cerca del casco antiguo.

Aunque el cine histórico no es precisamente su estilo, no descartó grabar alguna vez entre las piedras centenarias de esta ciudad. De hecho, prepara ya su próxima película, que comenzará a rodar este verano y se estrenará la próxima primavera. De su argumento, sus actores y sus localizaciones no quiso soltar prenda “porque queda mucho tiempo”.

“Esta ciudad está muy viva y me encantaría rodar aquí”, resaltó tras visitar una exposición que 20 ilustradores han realizado interpretando otras tantas películas de su filmografía.

Respecto al Premio San Pancracio de Honor del Festival Solidario de Cine Español de Cáceres, Almodóvar, que ha sido premiado en múltiples certámenes, indicó que este “tiene un significado muy especial”. Porque, no en vano, fue en la capital cacereña donde empezó a acercarse al mundo de la gran pantalla y este premio tiene mucho que ver con su experiencia como espectador antes de ponerse detrás de la cámara.

“Yo en esta ciudad empecé a ver cine porque venía de Madrigalejo y allí en verano nos ponían western y aquí, en el cine Coliseum, en el Capitol y el Astoria es donde los dos años que estuve aquí estudiando todas las semanas veía, por lo menos, dos películas”, aseguró.
Y es que, los primeros años de la vida de los Almodóvar tienen en su memoria varios lugares de Extremadura. El director nació en 1949 en la localidad manchega de Calzada de Calatrava pero la familia se trasladó a Orellana la Vieja (Badajoz) y más tarde a Madrigalejo (Cáceres).

España, un gran plató

De hecho, la película ‘La mala educación’ quiso grabarla en Cáceres pero el proyecto se truncó. Sobre este hecho, reconoce que no le queda rencor porque “España es muy grande y es un gran plató”, por lo que se fue a rodar a otro sitio y todo olvidado. “Las espinas me duran poco tiempo clavadas”, concluyó el director.

Sobre la exposición de ilustraciones inspiradas en sus películas, manifestó que son “muy originales y variadas” y, aunque ya hay cuadros de otros artistas sobre sus largometrajes, esta muestra ha evitado una serie de “lugares comunes” que le ha “impresionado”.

La exposición ‘Tú y yo no somos como todo el mundo’, que se ha organizado en el marco del certamen, reúne los trabajos de una veintena de artistas españoles, entre ellos seis extremeños, y están inspirados en los largometrajes del cineasta con imágenes icónicas de sus películas. La muestra es un proyecto de la Fundación Rebross, la Diputación de Cáceres, y la Fundación Ayuda en Acción.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir