Valls se ofrece a Colau y Collboni para evitar la alcaldía independentista

El aspirante de Cs a liderar el ayuntamiento de Barcelona plantea una confluencia con los aspirantes de En Comú y PSC con el fin de evitar que Maragall se convierta en el primer edil

17

El alcaldable de Barcelona Manuel Valls se ofreció ayer a la alcaldesa y candidata a la reelección, Ada Colau, y al candidato del PSC, Jaume Collboni, a contribuir a una “solución positiva para Barcelona”, en una confluencia que deje fuera de la alcaldía al independentismo y sin pedir “nada a cambio”.

“Es la hora de la responsabilidad y hacer gestos de responsabilidad: Ada Colau, Jaume Collboni y nosotros”, afirmó Valls en su primera rueda prensa tras las elecciones del domingo en las que consiguió seis concejales, un resultado que reconoció que resulta “decepcionante”.

“Me comprometo a asumir la parte que me toca”, apuntó Valls, que recordó a Colau y Collboni que “a menudo en la política hay que saber escoger la opción menos mala” y que, en esta ocasión, lo más importante es contener la llegada del alcaldable de ERC, Ernest Maragall, a la alcaldía de la capital catalana.

“No pedimos nada a cambio”, insistió Valls sobre la falta de condiciones para su apoyo si Colau y Collboni quieren aprovechar la alternativa “posible” a Maragall.

El alcaldable, apoyado por Ciudadanos, negó que desde la formación naranja se le haya “impuesto” ninguna “línea roja”, a pesar de que el presidente del grupo en el Parlament, Carlos Carrizosa, explicó que la plataforma de Valls y la formación liberal propondrán juntos los acuerdos de gobierno en el Ayuntamiento en Barcelona a través de un órgano paritario.

“No va a haber ningún problema”, señaló Valls sobre su relación con Cs, quien no ha querido sin embargo explicar el contenido de su reunión este martes con la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Sin exigencias

“Para nosotros, no es momento ahora de plantear exigencias ni de impulsar negociaciones. No es momento de establecer condiciones previas ni ultimátums. No nos corresponde”, explicó Valls, que dejó entrever que no dará él primeros pasos de aproximación entre el tripartito alternativo a Maragall porque: “Ahora le toca a Colau”.

El alcaldable afirmó que los seis concejales están de acuerdo en que la ciudad no puede “entregarse” al separatismo, aunque no quiso hablar de “pactos” ni de “negociaciones” todavía.

Para Valls, la prioridad en este “momento histórico” es hacer todo por evitar “que Barcelona se convierta en palanca” del independentismo o de la “república imaginaria”.

Por último, preguntado sobre si preferiría que Collboni fuera el alcalde a Colau, de confirmarse la confluencia, señaló no querer hablar “de nombres” ni tener intención de “excluir a una persona u otra”.

La candidatura de Manuel Valls obtuvo en las elecciones del 26M seis concejales, de los cuales tres son independientes que se han sumado a su plataforma y tres de Ciudadanos. Tanto el alcaldable de ERC, Ernest Margall, como la propia Colau, están empatados a 10 ediles, a falta del recuento final.