Urkullu solicita a Rajoy una reunión para dialogar sobre un Plan de Paz

El ‘lehendakari’ aprecia un avance en ETA tras el comunicado de los presos, si bien les insta a que «miren la ‘vía Nanclares’». La Fiscalía estudiará si hubo delito en los insultos a la AVT

1

Se despide 2013 con el debate sobre la desaparición de ETA encima de la mesa tras el comunicado emitido el pasado sábado por su tentáculo en las cárceles, el EPKK, que dio la imagen de reducir la presión sobre sus presos, amén de mostrar arrepentimiento por los crímenes cometidos. Así, mientras el Gobierno central sigue sin pronunciarse, el lehendakari, Íñigo Urkullu, anunció ayer que ha remitido una comunicación al presidente Rajoy para hablar de la situación de los reos, por lo que les invitó a «mirarse» en la vía Nanclares «para poder avanzar».

El líder jeltzale defendió que, «detrás de la retórica, sí se puede reconocer y constatar que estamos ante un cambio significativo». «Incluso puede añadirse que representa un avance en el posicionamiento público y teórico del colectivo de presos», subrayó.

No obstante, consideró que, a partir de ahora, es «relevante y necesario conocer el alcance de las consecuencias prácticas de este comunicado para poder hacer una valoración completa de su contenido». «Y es necesario que se sigan dando pasos. La consolidación de la paz y de la convivencia requiere y necesita de pasos firmes, y lo más rápidos posible», añadió.

Además, el líder del PNV subrayó que uno de los «pasos urgentes» que es necesario materializar es el desarme de ETA: «Cuanto antes sea, mejor, para seguir construyendo este proceso para lograr una paz definitiva, sin amenazas o tentaciones de vuelta atrás y para profundizar en la convivencia política».

Asimismo, informó de que ha remitido una carta a Rajoy para hablar de la situación de los presos y presentarle personalmente el Plan de Paz y Convivencia que ha elaborado su Gabinete. «Espero que tenga ocasión de estar con él en próximas fechas», indicó antes de insistir en que está «permanentemente dispuesto» a hablar con el máximo representante del Ejecutivo popular, al igual que sus consejeros.

Mientras, desde el Gobierno central se guarda silencio, lo que ha provocado las críticas de UPyD y la AVT, cuya líder, Ángeles Pedraza, se felicitó de que la Fiscalía haya abierto diligencias por los insultos a miembros de su organización durante los homensajes que se dispensaron a las víctimas en diferentes feudos de la organización criminal, como Mondragón, Elgoibar, Eibar, Durango y Elorrio. «Hubo niños de esos pueblos que nos llamaron fascistas, corrimos auténtico peligro», comentó, para luego calificar de «trampa» el último movimiento dado por la banda. Y es que las infamias que tuvieron que soportar, como «¡Los nuestros en la calle y los vuestros en el hoyo!», dan pie a que se estudie si hubo o no delito de enaltecimiento del terrorismo, si bien hay que recordar que en el recibimiento efectuado en Galdácano a un etarra liberado por el fallo de Estrasburgo contra la doctrina Parot, no se detuvo ni identificó a nadie, por lo que no se produjeron imputaciones.

Desde las filas del PP, su portavoz adjunto en el Congreso, Rafael Hernando, aseguró que su partido no ve pasos «firmes y decisivos» en el comunicado porque lo que espera la sociedad española es que la banda terrorista entregue las armas y se disuelva. En su opinión, de ese comunicado se deduce que aceptan la legislación penitenciaria en «aquello que les beneficia», pero echó en falta que haya «pasos realmente firmes y decisivos».

Puede que los terroristas trataran de crear fisuras entre los dos principales partidos nacionales tras el comunicado, si bien no lo lograron, ya que el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, se limitó a señalar que lo que tiene que hacer ETA es desaparecer. Eso sí, el PSE-EE mostró su lado dialogante, y el exconsejero del Interior del Gobierno vasco Rodolfo Ares instó a Rajoy a hacer la política penitencia «más útil y dinámica».