Urkullu reitera su convicción de que «Ibarretxe es el ‘lehendakari’»

El presidente del PNV denuncia «la zarzuela española dictada desde Madrid y cocinada por López y Basagoiti» y advierte de que el PSE gobernará «contra la mayoría social» de Euskadi

Día de celebración en el País Vasco y día también de declaraciones de los todavía mandatarios de la región. Aprovechando el acto oficiado por el PNV en la Plaza Nueva de Bilbao con motivo del Aberri Eguna, Íñigo Urkullu sacó a colación el pacto entre PP y PSOE, acusando a ambas formaciones de hacer una «zarzuela española dictada desde Madrid y cocinada por López y Basagoiti». Asimismo, recordó que la votación mayoritaria del pueblo vasco fue para el PNV y aseguró, avalado por esa idea, que «el lehendakari de Euskadi» es Juan José Ibarretxe. Por su parte, el presidente del Gobierno regional en funciones se reafirmó ante esta declaración y aseguró que el PNV «liderará» Euskadi en los próximos años «desde las diputaciones, ayuntamientos y el Parlamento vasco».

Urkullu quiso destacar que el PSE gobernará, pero lo hará «contra la mayoría social» de Euskadi, y criticó que el PSOE «haya ilegalizado en su propio beneficio o en perjuicio del PNV». Según el presidente jeltzale, socialistas y populares habrían creado «un frente a escondidas», a lo que el PNV contestará ejerciendo «un liderazgo unido», por «mucho que les pese a algunos». Sobre el Gabinete de López, Urkullu auguró que será un Gobierno «contradictorio y débil», nacido «del frentismo», que se ha conformado en base a «un acuerdo oscuro por Euskadi, pactado entre Rajoy y Zapatero».

En relación a las críticas recibidas desde varios sectores que acusan a la formación nacionalista de actuar de forma resentida ante la elección de López como futuro lehendakari, Urkullu quiso dejar claro que la reacción del PNV no es ninguna «pataleta», sino que su pretensión ha sido «abrir una etapa nueva» que el PSE «no ha querido». Por último, aprovechó el discurso para emitir «un mensaje tranquilizador» a la sociedad vasca, alegando que su partido está acostumbrado «a las carreras de fondo». «Euskadi es nuestro compromiso, nuestro Norte y no lo vamos a perder», apuntó, para subrayar que su formación no ha permitido «que quienes practican la violencia y quienes la justifican» les contaminaran con su concepto de abertzales, y tampoco van a tolerar que «se hunda económicamente este país por la frivolidad y la irresponsabilidad de nadie». «No vamos a permitir que se den pasos atrás en nuestra identidad y en nuestra capacidad de autogobierno», dijo tajante.

Ibarretxe, por su parte, quiso lanzar su propio mensaje para acercarse al pueblo vasco que, en teoría, le legitimaría como lehendakari. En este sentido, alegó que la sociedad vasca «sigue siendo mayoritariamente abertzale y lo seguirá siendo en el próximo futuro». «La patria vasca es nuestra única patria, lo ha sido durante muchos años y lo seguirá siendo en la sociedad de nuestros hijos», señaló. El presidente en funciones se mostró convencido de que su partido «liderará» Euskadi por muchos años y trabajará «con serenidad e inteligencia para sacar adelante este país desde las diputaciones, ayuntamientos y desde el Parlamento vasco». «Somos el líder natural, porque así lo quiere la gente en este país y no vamos a defraudarles», subrayó.

En relación al pacto establecido entre PSE y PP para poder formar Gobierno, Ibarretxe aseguró que se trata de «una alianza para el corto plazo», esgrimida «para quitar» de en medio al PNV y, en concreto, a él. «Es legítimo, pero ¿qué van a ofrecer juntos en política y en economía en Euskadi que no pueden ofrecer en España de ninguna manera?».

Por último, el lehendakari criticó «la tergiversación» llevada a cabo desde los periódicos, que intentan convertir «una derrota» de los socialistas «en una victoria», y una «victoria» del PNV «en una derrota». En su opinión, «es curioso que tenga que replantearse sus políticas quien ha ganado y que tenga que confirmarlas quien ha perdido».

El PSE usará «todas las armas del Estado de Derecho» para terminar con ETA

Tras la amenaza pública proferida por ETA en la que señalaba al nuevo Gobierno de Patxi López como «objetivo prioritario» , las formaciones políticas vascas no tardaron en emitir sus respuestas condenando el comunicado hecho público en Gara. De este modo, el partido que lidera el futuro lehendakari expresó su «voluntad inequívoca de usar todas las armas del Estado de Derecho para acabar definitivamente con la banda».

El portavoz parlamentario del PSE y secretario general de los socialistas vizcaínos, José Antonio Pastor, contestó a la organización alegando que, a raíz de esta noticia, la banda no hace sino «intensificar el trabajo del nuevo Ejecutivo vasco y del de España para, juntos, acabar con ETA lo antes posible».

Otra voz del PSE que se quiso sumar a la condena de las amenazas fue el presidente de la formación, Jesús Eguiguren, quien manifestó que ni una organización terrorista «derriba al Gobierno», ni la oposición debe «deslegitimar al Ejecutivo, ni los sindicatos «mandan y dirigen» la política en un país.

Desde el Partido Popular, su presidente, Antonio Basagoiti, manifestó que se alegra «más que nunca» de apoyar a López «para que haya más posibilidades de acabar con los asesinos». Mientras, ELA condenó también las amenazas y chantajes de ETA y negó a los asesinos cualquier «función tutelar» en relación a los espacios políticos y sociales vascos.

FuenteOtr Bilbao
Compartir