Una víctima de bandas latinas pide el fin del juicio por represalias

El joven recibió una paliza a machetazos por un grupo de 25 personas en Villaverde Alto e insiste en que no vio la cara de los agresores y que sus agrsores se equivocaron de persona

95
La víctima fue atacada en un parque de Villaverde Alto conocido como “La Jaula”.
La víctima fue atacada en un parque de Villaverde Alto conocido como “La Jaula” / europa press
Publicidad

Un joven que recibió en febrero de 2013 una brutal paliza a machetazos por un grupo de 25 personas en Villaverde Alto se derrumbó en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid y solicitó al tribunal que frene la vista oral por temor a que le pase algo a su familia.

“Por favor, cancelen este juicio que puedo sufrir otra desgracia. Tengo miedo a que le pase algo a mi familia. Yo quiero hacer mi vida. Los que fueron no están aquí sentados”, rogó la víctima, quien tras sufrir la paliza tuvo que ser intervenido de urgencias en el Hospital 12 de Octubre.

Pedro Pablo S. S., Nelson Joel V. A. y Manaurys de la P. E. se sientan en el banquillo de los acusados por un delito de homicidio. Cada uno afronta una pena de nueve años de cárcel. Los tres negaron que participaran en la agresión que casi le costa la vida a la víctima, quien entonces tenía 14 años.

Uno de ellos sostiene que estaba con su mujer en el momento de la agresión; otro con su madre; y el tercero, que estaba en las canchas jugando con amigos. Los tres fueron identificados por la víctima en los reconocimientos que realizó en el hospital ante los agentes de la Brigada Provincial Policía de Madrid tras salir de la Unidad de Vigilancia Médica (UVI).

En el juicio, la víctima insistió en que aquel día no vio la cara de sus agresores, pese a que entonces les identificó como miembros de la banda latina de los Dominican Don’t Play. Además, afirmó que sus agresores se confundieron de persona.

En el caso de uno de los acusados, Nelson Joel, manifestó que unos amigos le comentaron que era una de las personas que le golpearon, pero que a día de hoy no le puede identificar.

Ante sus dudas y contradicciones, el presidente de la Sección Cuarta le advirtió con tono serio de que si mentía se podría deducir testimonio contra él y abrir una causa por falso testimonio.

“Le identifiqué porque se parecía a otro. Pero no le vi la casa. Yo vine de mi país y me junté con personas que no sabía que eran delincuentes. No sabía quiénes eran”, relató la víctima a la sala insistiendo en pedir a la sala que “cancelara” el juicio porque no quería seguir adelante.

hechos juzgados

El fiscal expone en su escrito que se considera suficientemente acreditado que, sobre las 20:30 horas, del 8 de febrero de 2013, los tres procesados, en unión de al menos veinte personas más se encontraban en las proximidades de la estación del tren de Cercanías Puente Alcocer, en el madrileño distrito de Villaverde Alto.

Los miembros de ese nutrido grupo, armados con machetes y palos, se dirigieron a las canchas de tenis de la zona del parque conocido como ‘La Jaula’ con la intención de causar la muerte de un joven de nacionalidad rumana y de catorce años de edad apodado ‘el ruso’, quien se encontraba en ese momento con varios amigos en un banco.

El menor portaba muletas debido a una fractura de tibia que había sufrido en la pierna izquierda debido a un atropello y fue entonces abordado sorpresivamente por la turbamulta armada, que le rodeó sin dejarle posibilidad de escapatoria.

Entonces, Pedro Pablo, alias ‘Keké’ le propinó una patada en la boca, mientras los otros dos procesados y otros individuos no identificados le agarraban y terminaron lanzándole al suelo, arrebatándole las muletas.

Luego, todos los procesados comenzaron a golpearle en la cabeza, en la espalada, en las piernas y en las manos con los machetes y palos que portaban. La brutal agresión le causó lesiones de gravedad consistentes en cortes y contusiones, que podrían haberte costado la vida si no hubiese recibido la atención médica que, por fortuna, tuvo.