Más de 50.000 personas caminaron ayer por las calles de la localidad pamplonesa de Alsasua en rechazo a la sentencia de los condenados.
Más de 50.000 personas caminaron ayer por las calles de la localidad pamplonesa de Alsasua en rechazo a la sentencia de los condenados. / EFE
Publicidad

Miles de personas, 60.000 según la organización y entre 35.000 y 50.000 según la delegación del Gobierno en Navarra, participaron ayer en Alsasua en una multitudinaria manifestación, convocada por las plataformas Altsasu Gurasoak y Altsasukoak aske, para rechazar la sentencia de la Audiencia Nacional que confirma las penas de entre dos y 13 años de cárcel para los condenados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en octubre de 2016.

La manifestación partió desde la entrada de Alsasua precedida de una pancarta con el lema ‘No es justicia. Altsasukoak aske’ (‘Libertad para los de Alsasua’). Le seguían las fotos de los ocho encausados y se portaron grandes letras amarillas formando la palabra ‘Justizia’. La marcha estuvo flanqueada por un gran grupo de personas que les recibía con aplausos y gritos de ‘Altsasukoak askatu’ (‘Libertad para los de Alsasua) y ‘Hau ez da justizia’ (‘Esto no es justicia’).

A lo largo de la manifestación se colocaron hasta doce pancartas donde se detallaba la cronología del caso. Al final de la manifestación, se leyó un manifiesto.

‘Esto no es justicia’

Varios representantes institucionales y políticos respaldaron la manifestación. Así, se pudo ver a la portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, al alcalde de Alsasua, Javier Ollo y al alcalde de Pamplona, Joseba Asiron. También había miembros de diferentes partidos políticos. Entre ellos, el parlamentario de Geroa Bai y vicepresidente primero del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, los parlamentarios de EH Bildu Adolfo Araiz y Bakartxo Ruiz, la candidata de Podemos al Congreso, Ione Belarra, la senadora autonómica por Navarra, Idoia Villanueva, así como el representante de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián.

Edurne Goicoechea, en representación de Altsasu Gurasoak y madre de Ainara Urquijo, explicó que esta ha sido una manifestación para “denunciar que esto no es justicia” y criticó que “siete de nuestros chavales están encarcelados, tres de ellos llevan dos años y medio”. Asimismo, censuró que “hemos tenido un juicio que en absoluto ha sido un juicio, ha sido una pantomima” y remarcó que “la mayoría de los jueces por los que hemos pasado tiene una condecoración de la Guardia Civil”.

En este sentido, afirmó que los asistentes a la manifestación “vienen a reivindicar que tenían que estar todos en casa y libres”. “Hubo una pelea, se ha investigado qué pasó y no han sido capaces de determinar qué actuación tuvo cada uno”, reprochó Goicoechea que criticó que “han hecho un totum revolutum” porque “necesitaban una excusa, seguir manteniendo vivio los tiempos del pasado, la tensión, la angustia”.

Intereses políticos

Así, atribuyó el caso a la necesidad de “mantener Euskal Herria como foco conflictivo que permite que haya más intereses políticos y económicos”. “Nuestros hijos no son marionetas, son muy importantes para mucha gente”, subrayó la representante de Altsasu Gurasoak que recalcó que “nosotros no miramos en votos, miramos en vidas”. “Ningún político o juez que no mira primero en vida está a la altura de las circunstancias”, resaltó.

Además, reprochó que “las provocaciones en el pueblo son continuas” y destacó que “frente a eso tenemos la solidaridad y la dignidad demostrada en miles de personas, con el cariño de la gente y nuestras ganas de seguir luchando por que todos nuestros chavales estén en casa y libres”. “No se corresponde un tobillo roto con lo que nos están haciendo”, sentenció.

Preguntada sobre el recorrido judicial que se plantean ahora, Edurne Goicoechea explicó que “el siguiente paso” es el Supremo. “Siguiente sería el Constitucional y al final Estrasburgo”, indicó. “Estamos hablando de tiempo que corre en nuestra cuenta y lo saben, porque mientras nuestros hijos están en la cárcel ellos están ganando tiempo” porque “saben que no tienen recorrido lo que están haciendo”. Así, “cada día es una victoria para la gente que quiere utilizar este caso”, aseguró.