Los bomberos y los Mossos custodian la vivienda del incendio.
Los bomberos y los Mossos custodian la vivienda del incendio. / efe
Publicidad

Una mujer y sus dos hijos menores, uno de 3 años y otro de pocos meses, murieron ayer en un incendio que se declaró en su piso de L‘Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

El incendio, de gran virulencia, se desató sobre las 06.30 horas en el piso cuarto segunda del número 140 de la calle Riera Blanca de L‘Hospitalet, cerca del término municipal de Barcelona. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron nueve dotaciones de los Bomberos, nueve unidades del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), entre ellas la pediátrica, ocho patrullas de los Mossos d‘Esquadra y policía local. Los bomberos explicaron que el aviso lo recibieron a las 06.40 y que la primera dotación del cuerpo llegó a la zona ocho minutos después.

Las llamas se propagaron con gran rapidez por la vivienda, de pequeñas dimensiones, donde vivían cinco personas y en la que había numerosos colchones y ropa, lo que facilitó que el fuego, extinguido en 35 minutos, se extendiera por todo el piso. Al llegar los bomberos, una de las tres mujeres que había en el interior de la vivienda ya había fallecido, por lo que solo pudieron evacuar a las otras dos, una de las cuales huyó a través de la fachada del patio interior del inmueble, y a los dos menores.

Poco después, el SEM confirmó la muerte de los dos menores, hijos de la mujer fallecida, uno de tres años y otro de pocos meses, que falleció en el Hospital Sant Joan de Déu, donde había sido trasladado en situación de “máxima criticidad”. Las otras dos mujeres evacuadas fueron trasladadas al hospital en estado leve por inhalación de humo.

La alcaldesa de L‘Hospitalet, Núria Marín, avanzó que el origen del siniestro podría deberse a una sobrecarga eléctrica en el interior de la vivienda, aunque los Bomberos insistieron en que todavía se desconocen las causas, que están siendo investigadas por el cuerpo de los Mossos d‘Esquadra.

Por su parte, el primer teniente alcalde del Ayuntamiento, Francesc Belver, definió el siniestro como un accidente fortuito y descartó indicios de irregularidad con la compañía eléctrica: “Era una familia normal en un piso corriente y pagaban su alquiler”, detalló.

Las víctimas

Belver explicó que probablemente las víctimas estaban durmiendo cuando el humo, cuya inhalación provocó la muerte de los tres familiares, les ha despertado. Santi Lleonart, responsable de la Región de Emergencias Metropolitana Sur, señaló que el incendio no causó daños estructurales en el edificio, que tiene un total de seis plantas, por lo que las personas que han sido desalojadas a primera hora de esta mañana ya han podido volver a sus casas.

La alcaldesa Núria Marín decretó tres días de luto oficial en memoria de las tres personas que perdieron la vida en este incendio y aseguró que los servicios sociales continuarán dando atención a todos los vecinos que lo necesiten. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el conseller de Interior, Miquel Buch, expresaron su apoyo y condolencias a los familiares de las víctimas de ese suceso, que calificaron de “tragedia”.