Un guardia civil mata a un hombre a disparos tras un accidente vial

El agente amenazó a la víctima después de que este chocase contra su vehículo y, sin que el fallecido pudiese defenderse, le hirió de muerte con cinco impactos de bala

0

Un marroquí de 39 años falleció ayer a causa de varios disparos en la cabeza efectuados por otro varón, un guardia civil de 31 años destinado en Quintanar de la Orden, tras un accidente entre dos turismos en el kilómetro 68 de la A-3, a la altura de Fuentidueña del Tajo, según indicaron desde el Instituto Armado y desde Emergencias 112 Comunidad de Madrid.

Los hechos tuvieron lugar en torno a las 7.30 horas en la citada autovía. Según las primeras averiguaciones, el fallecido, que conducía un Opel Zafira, habría golpeado el vehículo del agente (que manejaba un BMW), en circunstancias aún por esclarecer, y no habría parado. Entonces, el guardia civil le persiguió.

A la altura del kilómetro 67 de la autovía de Valencia, cerca de la localidad madrileña de Fuentidueña de Tajo, el Zafira impactó contra la mediana, perdió el control y luego chocó frontalmente contra la parte lateral izquierda del BMW, precisamente en la zona del conductor.

El agente, magullado y contusionado por el impacto, salió del coche y se dirigió al conductor y único ocupante del otro vehículo. El guardia civil sacó su arma y le amenazó. El ciudadano marroquí salió corriendo del coche, pero recibió un impacto de bala en la cabeza y cayó al suelo.

Posteriormente, el agente le remató ya en el suelo disparando cuatro balas más en la cabeza. De hecho, el cuerpo del fallecido apareció a unos metros de su coche, pero en plena carretera. El Grupo de Homicidios de la Policía Judicial se hizo cargo de la investigación y confiscó el arma reglamentaria del agente, así como los dos coches implicados.

El detenido se encontraba de baja por lumbalgia, lo que no le impedía portar su arma reglamentaria, con la que supuestamente habría acabado con la vida del fallecido.

El arrestado vivía en Quintanar de la Orden (Toledo), lugar donde estaba destinado, concretamente en labores de Seguridad Ciudadana, aunque acudía frecuentemente a Arganda del Rey, donde residían sus padres. El agente dio positivo en cannabis tras un análisis practicado allí mismo. Aunque tenía contusiones leves en los hombros propios de un accidente, no se encontraba especialmente nervioso tras lo sucedido, indicaron los servicios de emergencia.

El cuerpo del fallecido fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, que determinará cuantos impactos de bala tenía inicialmente.