Un grupo de expertos cree que ETA será considerada un fenómeno residual en 10 años

Un informe encargado por una fundación próxima al PSOE prevé el debilitamiento de la banda, pero mantiene la amenaza de Al Qaeda

0

Los éxitos de la lucha antiterrorista, la incipiente repulsa de la sociedad vasca hacia la violencia y la falta de apoyos internacionales convertirán a ETA en un «fenómeno residual» en una década. Así lo asegura un grupo de expertos de la Administración, la empresa privada y la universidad en un informe, encargado por la Fundación Alternativas -próxima al PSOE-, y que analiza los problemas de seguridad que España puede afrontar en 10 años.

El país se encuentra, según el estudio, en primera línea del problema del terrorismo, pero respecto a la banda y desde un enfoque a largo plazo (año 2020), este fenómeno «deberá ser considerado básicamente residual, puesto que las condiciones que dieron lugar a su emergencia y mantenimiento se han transformado profundamente». No obstante, en el documento se recalca que la amenaza de Al Qaeda y grupos afines «no solo no ha desaparecido, sino que se mantiene» tras el 11-M.

A la presentación del informe acudió el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, quien remarcó que en los últimos años han habido grandes shocks como los atentados de Madrid y los del 11-S, lo que ha llevado a un debate en el que algunos políticos han entendido que «debemos limitar» los derechos y libertades de nuestros ciudadanos para garantizarles la seguridad.

«Es un grave error, puesto que de esa forma nos introducimos en el objetivo que pretenden los terroristas, cambiar nuestro sistema de vida», declaró Camacho, quien defendió una estrategia de defensa sostenible, que atienda a las causas de los retos en esta materia, no solo a los efectos, desde el respeto más escrupuloso a los derechos humanos.

Estos conceptos son abordados por este informe, que presentaron sus coordinadores, quienes insistieron en la incidencia de tres factores que van a condicionar el nuevo escenario al que nos enfrentamos: el cambio climático, demografía y energía.

Por otro lado, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón aceptó ayer la presentación del Partido Popular en la causa que investiga el chivatazo a ETA, lo que les permitirá ejercer la acusación particular, según confirmó el coordinador de Justicia y Libertades Públicas del PP, Federico Trillo. Éste declaró que insistirán en todos los ámbitos para que no se archive el caso sin que se imponga un «castigo ejemplar» a los responsables.

En otra decisión judicial, el magistrado Fernando Grande Marlaska prohibió dos actos convocados en Getxo para ayer y hoy. Con estas celebraciones pretendían homenajear a tres etarras, al considerar que las marchas podría constituir un delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas. El mismo letrado continuó el interrogatorio de los miembros de la organización juvenil ilegalizada Segi detenidos el pasado martes, después de que ordenara el jueves el ingreso en prisión de 11 de los que ya han declarado.