Varios operarios de la funeraria trasladan uno de los cuerpos hallados en la capital cordobesa. / efe
Publicidad

La capital cordobesa registró ayer un crimen que apunta a un caso de violencia de género, según las principales hipótesis de la investigación, en el que un varón supuestamente mató a su pareja y luego se quitó la vida, todo ello teniendo en cuenta que el hombre se encontraba en libertad condicional tras ser condenado en 2004 a una pena de 17 años de cárcel por asesinar a su mujer por aquel entonces en Algeciras (Cádiz) en 2002.

En concreto, el Servicio de Emergencias 112 Andalucía alertaba de que a las 11,00 horas había recibido un aviso en el que se informaba de que salía humo de un inmueble situado en la calle Espejo Blancas de la capital cordobesa. El centro coordinador activó a los Bomberos del Parque Municipal, al Cuerpo Nacional de Policía, a la Policía Local y a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES).

Arma blanca

Al respecto, los efectivos al llegar al inmueble se encontraron los cuerpos del varón y la mujer, ambos de mediana edad, él de nacionalidad española y ella, brasileña, que presentaban heridas de arma blanca. Posteriormente, los servicios sanitarios confirmaron al 112 el fallecimiento de las dos personas en este suceso.

Los Bomberos tuvieron que sofocar las llamas que se propagaban por una habitación, mientras que el resto de la vivienda resultó afectada por el humo, de hecho el estado en el que se encontró la casa dificultó la labor de los agentes de la Policía Nacional para recoger pruebas de investigación. Mientras, la autoridad judicial está pendiente de los resultados de las autopsias a los cuerpos.

Por su parte, fuentes del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) precisaron que la mujer fallecida “no era usuaria” del servicio que presta dicho instituto. Fuentes de la investigación apuntaron que no constan denuncias previas de la relación actual, si bien el varón contaba con antecedentes por violencia de género.

Al hilo de ello, el hombre había sido condenado por matar a su mujer ahogada, tras haberla estrangulado con el cable de la plancha, en abril de 2002 en su casa de Algeciras (Cádiz).

Según indicaron a los medios de comunicación fuentes penitenciarias, en octubre de 2017 un juez de Vigilancia Penitenciaria le concedió el tercer grado y, posteriormente, en febrero de 2018, le fue concedida la libertad condicional, régimen en el que se encontraba actualmente, encontrándose en la fase final de la condena, que expiraba en 2020.