El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, en su comparecencia.
El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, en su comparecencia. / EFE
Publicidad

El presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, manifestó ayer durante su declaración como testigo en el juicio del ‘procés’ en el Tribunal Supremo que está convencido de que el conflicto político en Cataluña “sólo se solucionará mediante un referéndum” y que en este convencimiento se volverá a votar.

“No vamos a renunciar nunca a la voluntad mayoritaria en Cataluña, de los catalanes y catalanas, a decidir nuestro futuro”, manifestó Torrent, tras ser inquirido por la acusación popular, ejercida por Vox, sobre si las leyes de desconexión suponían crear una legislación paralela a la vigente. Repreguntado por si la finalidad de dichas normas era declarar la independencia en Cataluña, ha insistido: “Su finalidad era que los catalanes pudieran votar y decidir su futuro”.

Torrent comenzó a declarar mucho más tarde de lo que le tocaba debido a las cuatro horas que duró el interrogatorio al exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto. Tras el receso para comer, y pese a que antes de él habían sido citados otros dos testigos, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, dio paso al político catalán y le expresó sus disculpas por la tardanza.

El presidente del Parlament, que prometió decir verdad, denunció seguidamente que once del total de doce acusados que se sientan en el banquillo han sido diputados de la Cámara, lo que a su juicio supone una “grave distorsión”. También expresó su preocupación por el hecho de que todos ellos estén siendo juzgados mientras la extrema derecha —en alusión a Vox— ejerza la acusación en este procedimiento.

Torrent defendió que no hay razones para que el presidente o presidenta del Parlament pueda inadmitir una iniciativa parlamentaria porque, a su juicio, no se puede utilizar una prerrogativa de carácter organizativo como es el orden del día de un pleno “para decir de qué se habla o de lo que no se habla en un Parlamento”.

Inquirido por el abogado de Vox Javier Ortega Smith sobre el hecho de que los letrados de la cámara advirtieran de la posible inconstitucionalidad de algunas propuestas —como ocurrió con la ley de referéndum y la de transitoriedad—, Torrent se limitó a señalar que los informes de los letrados “no son vinculantes”.

“La Mesa es un órgano político y no entra nunca a valorar el fondo de las propuestas por muy inconstitucionales que le puedan parecer; sólo mira si han entrado en fondo y forma”, subrayó, para añadir después que la expresidenta del Parlament Carme Forcadell “no podía hacer otra cosa que no fuera admitir a trámite” las iniciativas del plan independentista.

Diálogo

En otro momento, y a una pregunta de la abogada del Estado, Rosa María Seoane, Torrent explicó que las leyes aprobadas el 6 y 7 de septiembre en el Parlament buscaban “una solución política al conflicto, presentar un escenario de diálogo”, y que por ello apelaban al diálogo con el Estado. “Buscaban una seguridad para el conjunto de la ciudadanía e instituciones, un proceso de negociación y diálogo con el Gobierno del Estado —añadió—. La ley de transitoriedad nunca tuvo efectos jurídicos”.

Llegado el turno de las defensas, la declaración de Torrent estuvo marcada por una tensa discusión entre el presidente del tribunal y los abogados de algunos acusados, ya que querían preguntar al testigo por lo que vio el día del referéndum y la concentración ante la Consejería de Economía de la Generalitat el 20 de septiembre. Marchena interrumpió las preguntas a ese respecto advirtiendo de que ese no era el motivo por el que había sido citado.

Concretamente, fue el abogado de Junqueras quien ha preguntado a Torrent qué vio durante la jornada del referéndum, siendo reprendido por Marchena.