Pedro Sánchez (i) y Quim Torra en la reunión previa a la clebración del Consejo de Ministros en Barcelona.
Pedro Sánchez (i) y Quim Torra en la reunión previa a la clebración del Consejo de Ministros en Barcelona. / EFE
Publicidad

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, explicó ayer que entregó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una “propuesta de acuerdo democrático” de 21 puntos en su reunión de la semana pasada en Barcelona.

El jefe del Ejecutivo catalán citó tres de la veintena de puntos, que considera los importantes: el primero, “la desfranquización de España y el aislamiento del fascismo y la de la ultraderecha”.

El segundo punto es “la regeneración democrática y la ética política como cimientos en los que basar la discusión política”.
Y el tercero es ejercer el derecho de autodeterminación con “una propuesta de una comisión internacional que medie entre los gobiernos de Cataluña y de España”.

Una respuesta

“Esta es la propuesta catalana. Esperamos una respuesta por parte del Gobierno de España” para que el diálogo no se quede en palabras vacías y sea creíble, dijo.

Así lo reclamó el presidente Torra, afirmando que con el nuevo Gobierno central “en estos meses nada ha cambiado” porque todavía hay soberanistas a punto de ser juzgados, en la prisión y en el extranjero, y el Ejecutivo central no ha concretado nada sobre la solicitud de autodeterminación.

“En estas condiciones, nosotros no votaremos en Presupuesto del Gobierno de España”, advirtió el president.

Asimismo, acabó su intervención apelando a los catalanes para que emulen al expresidente Macià: “Una apelación a la confianza entre nosotros, a la esperanza de que este país será libre”.

No obstante, también insistió en tener presentes a los soberanistas presos y en el extranjero, y ha recordado lo que la exconsejera Dolors Bassa le dijo el lunes en la cárcel: “Reservémonos todas las fuerzas para el año que vendrá”.

Torra hizo estas declaraciones en el cementerio barcelonés de Montjuïc durante la ofrenda anual ante la tumba del expresidente de la Generalitat Francesc Macià, que murió el día de Navidad de 1933. Allí fue acompañado por los consejeros Jordi Puigneró, Miquel Buch, Damià Calvet, Laura Borràs, Àngels Chacón, Josep Bargalló, Teresa Jordà y Alfred Bosch.

Reivindicar a los presos

De otra parte, el presidente de la Generalitat también reclamó reivindicar y recordar a los presos soberanistas tras visitarles en la cárcel de Lledoners (Barcelona), visita que realizó junto al vicepresidente catalán, Pere Aragonès.

En un apunte en su cuenta de Twitter, Torra también hizo un llamamiento a reservar fuerzas para “seguir adelante hasta alcanzar la libertad y la independencia”.

Por su parte, Aragonès indicó en un apunte en su cuenta de la misma red social que los dirigentes independentistas encarcelados “están fuertes para afrontar el juicio” en el Tribunal Supremo por el proceso soberanista.

Los presos independentistas Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn y Jordi Sànchez fueron trasladados en la jornada del lunes a la cárcel de Lledoners desde el módulo penitenciario del Hospital de Terrassa (Barcelona), tras haber realizado una huelga de hambre durante 20 y 17 días.

En un apunte en la red social Twitter, los cuatro políticos presos anunciaron su vuelta al centro penitenciario y también aseguraron estar “más recuperados”.

“Hemos recibido una atención extraordinaria”, informaron los cuatro, que también agradecieron el trato excelente al personal médico, de enfermería y de servicio.

Los presos fueron trasladados el jueves por la tarde a la Unidad Hospitalaria Penitenciaria de Terrassa (Barcelona) para volver a ingerir alimentos bajo control médico tras dejar su huelga de hambre Este traslado fue una medida prevista por el protocolo de huelgas de hambre, “si los facultativos lo consideran necesario”.