El presidente catalán, Quim Torra, coloca una rosa amarilla en solidaridad con los presos soberanistas.
El presidente catalán, Quim Torra, coloca una rosa amarilla en solidaridad con los presos soberanistas. / EFE
Publicidad

El presidente catalán, Quim Torra, reclamó ayer una mediación internacional para solucionar el conflicto político en Cataluña, en su declaración institucional con motivo de la Diada de Sant Jordi, que este año ha estado marcada por el juicio del ‘procés’ y la campaña de las elecciones del 28-A.

En su tradicional discurso del 23 de abril, en el que combinó el catalán y el inglés, desde la Galería Gótica del Palacio de la Generalitat, Torra denunció que esta es la segunda Diada de Sant Jordi con “presos políticos y exiliados” como consecuencia de la “represión” del Estado.

Con una “senyera” y una estatua de Sant Jordi decorada con rosas amarillas de fondo, Torra llamó a “renovar hoy, con más fuerza aún, la lucha por el retorno y la victoria de la libertad”.

Tiempos difíciles

El presidente autonómico cambió del catalán al inglés para reclamar a la comunidad internacional que medie en el conflicto, en unos “tiempos difíciles”, con exconsejeros del Govern en “la cárcel o en el exilio por la represión del Reino de España”.

“Pedimos otra vez a Europa y a la comunidad internacional que se involucre para resolver este conflicto de una forma democrática; no se pueden tolerar juicios políticos, una democracia no puede tolerar que se silencie la voz de la gente con amenazas y violencia”, subrayó.

Una de las primeras en responderle fue la ministra y número uno del PSC por Barcelona en las elecciones del próximo domingo, Meritxell Batet, quien aseguró que el conflicto catalán es “una crisis interna” y le reclamó “valentía” para “buscar acuerdos dentro del marco constitucional y estatutario”.

Batet, por cierto, eligió cinco libros de poemas para regalar a los candidatos de ERC, JxCat, comunes, Cs y PPC con motivo de la Diada de Sant Jordi: “La cultura, los libros, son una forma para acercarnos y buscar complicidades”, aseguró.

También cargó contra la apelación de Quim Torra la cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Barcelona, Inés Arrimadas: “Son muy pesados, ni el día de Sant Jordi”, aseguró.

Según Arrimadas, hoy “el protagonista” no debe ser ni Carles “Puigdemont ni los candidatos separatistas”, sino “los libros, las rosas y los catalanes”.

Exclusiones

Asimismo, la candidata al Congreso del PP por la Ciudad Condal, Cayetana Álvarez de Toledo, criticó a Torra su apelación en plena festividad de Sant Jordi e hizo una comparación entre el nacionalismo y “la peste”.

“La declaración de Torra pretende contaminar también la fiesta de Sant Jordi (…) Esto demuestra que el nacionalismo es como una peste que va contaminándolo todo y fracturándolo todo a su paso”, aseguró Álvarez de Toledo.

Por su parte, el número uno de En Comú Podem para las elecciones generales del domingo, Jaume Asens, aprovechó la mañana de ayer para lanzar una propuesta de reforma del sistema judicial, para que el fiscal general del Estado sea escogido por designación parlamentaria, para combatir así “la politización de la justicia”.

De su lado, el número dos de ERC al Congreso, Gabriel Rufián, preguntó a los líderes del PSOE y del PSC “si pueden dormir tranquilos y tienen la consciencia tranquila sabiendo que hay presos políticos que no pueden disfrutar de la Diada de Sant Jordi con sus familias y seres queridos”.

Finalmente, la número dos de Junts per Cataluña al Congreso por Barcelona, Laura Borràs, reprochó en la jornada de ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que “excluya” a Cataluña y le invitó a venir a esta comunidad para constatar que no existe ningún “problema de convivencia”.