Torra garantiza estabilidad hasta la sentencia del ‘procés’

El presidente de la Generalitat y su vicepresidente, Pere Aragonès, se conjuran para fortalecer el pacto que sostiene al Ejecutivo catalán tras la crisis política entre JxCat y ERC

5

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, han asumido las dificultades para mantener el acuerdo de Govern que ven mejorable por lo que se han conjurado para “fortalecer” el pacto que sostiene al Ejecutivo tras la crisis política entre JxCat y ERC por la suspensión de diputados.

El jefe del Ejecutivo catalán, por su parte, ha puesto una fecha mínima a esa unidad, el momento en el que se produzcan las sentencias del Tribunal Supremo por la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre.

Así lo manifestaron durante una rueda de prensa tras la reunión en el Palau de la Generalitat después de la fractura vivida el jueves en el Parlament entre JxCat y ERC a tenor de la aplicación de las suspensiones de diputados dictada por el Tribunal Supremo.

Durante el Debate de Política General ambos grupos habían llegado a un acuerdo para que estos diputados designaran a un sustituto mientras durara su situación judicial, pero JxCat apostó por mantener la delegación de voto de sus cuatro diputados afectados, entre ellos el expresidente del Ejecutivo catalán Carles Puigdemont.

En la rueda de prensa, Aragonès reconoció que “los mecanismos de coordinación y del acuerdo de legislatura son mejorables”, pero también responsabilizó a la situación de los dirigentes encarcelados y en el extranjero y a la presión de la Justicia española de las dificultades para gobernar Cataluña con normalidad.

Por eso se han comprometido a mejorar su acuerdo: “El objetivo lo tenemos claro, pero hace falta que nos emplacemos a definir con más concreción los mecanismo de coordinación y de toma de decisiones en la aplicación de la estrategia política”, dijo Aragonès.

En la misma línea, Torra, que rechazó que durante esta semana se haya producido una crisis entre JxCat y ERC, asumió la necesidad de “renovar el compromiso del Govern con el conjunto de la sociedad”.

“Es una demanda de nuestra sociedad. Nos hace falta hablar entre nosotros y con el resto de miembros de la familia soberanista para trazar un horizonte y que el camino nos conduzca” al objetivo independentista, dijo.

De esta forma, Torra se ha comprometido con la unidad del Govern, pero también le ha puesto fecha: “Este Govern es fuerte y está unido y garantizamos esta unidad, como mínimo hasta el día de las sentencias” contra los dirigentes soberanistas encarcelados.

Preguntado por este extremo, Aragonès manifestó que la estabilidad del Govern “no está en cuestión”, y añadió que las sentencias tendrán un impacto y serán un punto de inflexión.

Críticas

“En su momento tendremos que tomar las decisiones que toquen, pero la estabilidad del Govern está garantizada”, agregó, para después afirmar que el acuerdo tomado el jueves en el Parlament sigue vigente.

De hecho, Torra calificó el acuerdo alcanzado el jueves entre JxCat y ERC de “difícil, porque hay dos voces que se tienen que poner a trabajar y debatir, y es difícil si no se entiende la excepcionalidad del momento”.

Por su parte, la diputada de Cs en el Parlament Lorena Roldán criticó la comparecencia de Torra y Aragonès, a los que acusa de “intentar seguir tomando el pelo” a los catalanes tras la crisis entre JxCat y ERC.

En rueda de prensa, expresó su “estupefacción” por esta comparecencia. “Han salido como si no hubiera pasado nada después del espectáculo bochornoso. Salen de nuevo a intentar seguir tomando el pelo a todos los catalanes después de esta semana negra”, les recriminó la diputada naranja.

Roldán lamentó la situación vivida en el Parlament esta semana, tras los incidentes del lunes, el intento de los grupos independentistas de “saltarse la legalidad” rechazando del pleno a la suspensión del Supremo, y el bloqueo de la Cámara por las discrepancias.