El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent (i), junto al jefe del Ejecutivo autonómico, Quim Torra.
El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent (i), junto al jefe del Ejecutivo autonómico, Quim Torra. / efe
Publicidad

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, criticó ayer a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado por sus escritos de acusación contra los líderes soberanistas encausados, y acusó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de ser “cómplice de la represión”.

En una declaración institucional desde el Parlament arropado por el Govern, JxCat, ERC, la CUP y los comuns, advirtió a Sánchez de que no considera un gesto que la Abogacía excluya el delito de rebelión en su escrito, y cree que es un “menosprecio absoluto” que sí incluya los de sedición y malversación.

Torra insistió en que Cataluña vive un conflicto político que debe resolverse desde la política, no desde los tribunales: “El Gobierno español ha perdido la oportunidad para sacar de los tribunales el conflicto que se vive en Cataluña para devolverlo al terreno político”.

“Puede que crea que ganará unos cuantos votos —Sánchez—, pero profundiza en una injusticia que afecta a la democracia. ¿Cuánta represión puede aguantar la democracia española?”, se preguntó el presidente catalán.

Sin renuncias

También avisó de que no se reducirán los partidarios de la independencia pidiendo penas que suman entre todas más de 200 años de cárcel: “A cada golpe nos hemos levantado siendo más y más fuertes”.

Torra apeló al espíritu del 3 de octubre de 2017, cuando hubo un ‘Paro de País’ en protesta por las cargas policiales del 1-O, para conseguir “la libertad de los presos, el libre regreso de los exiliados y soluciones democráticas al conflicto”.

El presidente catalán defendió que los líderes procesados no han cometido nunca ningún delito y ha avisado de que el movimiento soberanista no se frenará hasta que “los presos sean libres y se acabe la represión”.

Torra aseguró que numerosos catedráticos de derecho y penalistas no comparten los delitos que aparecen en los escritos de la Fiscalía y la Abogacía, y que la única violencia vista en Cataluña es “la de la Guardia Civil y la Policía Nacional” el 1-O.

En la declaración del jefe del Ejecutivo catalán, también intervino el presidente del Parlamento autonómico, Roger Torrent, quien advirtió de que este proceso judicial no hará que renuncien al proceso soberanista: “No renunciaremos nunca a decidir democráticamente nuestro futuro”.

En su declaración, citó la lista de todos los líderes encausados, y ha tildado de inaceptable que se les atribuyan delitos de rebelión, sedición, desobediencia y malversación a personas que “han demostrado su compromiso democrático por vías pacíficas”.

Para él, esta lista de encausados es formalmente de 22 personas pero, a su juicio, supone acusar “a la inmensa mayoría de catalanes”. Por este motivo, considera que la independencia seguirá siendo una reclamación extendida porque las ideas no se pueden encarcelar, según subrayó.

Torrent considera que la Fiscalía no actuado por un anhelo de justicia, sino por voluntad de venganza, y ha recordado que los exconsellers que se fueron al extranjero viven libres: “Son ciudadanos libres en todo el mundo menos en el Estado español”.