Tim Burton lleva su oscuridad al remake animalista de Dumbo

Eva Green y Colin Farrell protagonizan la película de Disney, que llega hoy a los cines para narrar una historia sobre el valor de ser diferente y contraria a la explotación en los circos

39
La actriz Eva Green, caracterizada como Colette Marchant, junto al bebé elefante Dumbo.
La actriz Eva Green, caracterizada como Colette Marchant, junto al bebé elefante Dumbo. / Disney
Publicidad

Disney sigue apostando por los remakes de sus clásicos de animación con ‘Dumbo’, una nueva versión de acción real dirigida por Tim Burton y protagonizada por Colin Farrell, Eva Green, Danny DeVito y Michael Keaton. El realizador de ‘Eduardo Manostijeras’ o ‘Bitelchús’ moldea su característica y oscura estética para narrar una tierna historia sobre el valor de ser diferente, con un claro tono reivindicativo a favor de los derechos de los animales y en contra de la explotación en los circos.

“De niña fui un par de veces al circo pero había algo que me hacía sentir incómoda. Quizá era por los animales, el hecho de que estuvieran en cautividad”, confiesa Eva Green.

La actriz, que en su tercera película a las órdenes de Burton interpreta a la equilibrista Colette Marchant, considera que la situación “ha mejorado gracias a documentales como Blackfish”, pero cree que todavía hay mucho trabajo que hacer, y espera que Dumbo, que llega hoy a los cines, aporte “algo de concienciación”.

“La idea que tratamos de transmitir es que los animales no deberían estar enjaulados, y en esta película lo tratamos de manera directa”, reivindica Danny DeVito, quien se pone a las órdenes de Burton por quinta vez. “Es nuestra trilogía del circo: ‘Batman vuelve’, ‘Big Fish’, donde interpreto a Werewolf, el tío del circo, y ahora Dumbo”, ironiza. El actor se ha reencontrado también con Michael Keaton, aunque a diferencia de ‘Batman vuelve’, “hemos intercambiado los roles, yo soy Max Medici, el tipo bueno, y Michael es el tipo malo”.

En ‘Dumbo’, Colin Farrell debuta bajo la dirección de Burton, al que admira “desde que vi ‘La gran aventura de Pee-wee’ con unos 13 años”, confesó. “He visto sus películas a lo largo de los años y siempre pensaba que debía ser una bonita experiencia formar parte de un mundo creado por él”, apunta. El intérprete da vida a Holt Farrier, una estrella de circo que regresa de la guerra tras la muerte de su mujer y debe recuperar su lugar en el espectáculo y la confianza de sus hijos, encarnados por Nico Parker y Finley Hobbins.

Con Farrell y Green como pareja protagonista, la trama insinúa una relación entre ambos, pero se desmarca de manidas derivas románticas dejando la historia de amor al margen. “No había necesidad de imponer ningún tipo de dinámica romántica o sexual”, apunta el actor. “La forma en que se trata en la película es muy dulce, y no había necesidad de acelerar la recuperación de mi personaje como viudo o de mis hijos, que acaban de perder a su madre”.

Para Farrell, este remake sin duda hace honor a la original y a su personaje protagonista, pero es el “aspecto humano sobre la familia del circo” lo que la hace única: “Es como un 35% remake y 75% película original. Hay mucho que ha aportado Tim”.

Y aunque el foco está en esta “bella, extraña y maltratada criatura” creada en CGI, el rodaje, recuerda el actor, ha contado con la presencia de entre 200 y 300 artistas circenses. “Equilibristas y gimnastas de Lituania, contorsionistas de Mongolia, magos de Sudamérica. Una colección de gente rara y maravillosa”, sentencia Farrell.

“Es maravilloso que Disney haya pensando en Tim para esta película porque tampoco es demasiado dulce, es un poco oscura”, constata Green.