El músico Ramón Rodríguez ‘The New Raemon’ durante la presentación de su nuevo trabajo de estudio.
El músico Ramón Rodríguez ‘The New Raemon’ durante la presentación de su nuevo trabajo de estudio. / E.P.
Publicidad

Ramón Rodríguez, vocalista y líder de la banda The New Raemon, lamentó que a día de hoy “se esté cayendo en un pseudopuritanismo muy peligroso” en el mundo del arte y puso como ejemplo los intentos de cambiar las letras de canciones escritas hace años.

“A mí me parece bien que los jóvenes se preocupen por estas cosas y las cuestiones, pero deben de hacer un ejercicio de empatía. Si una canción es como es, tú no eres quién para cambiarla”, señaló en una entrevista el músico al ser preguntado sobre casos como el del concurso de ‘Operación Triunfo’ en el que propusieron cambiar la palabra ‘mariconez’.

“Puedo comprender que una persona más joven no piense como otra generación que sí vivió esa época, pero antes de cambiar la canción, descártala del repertorio y elige otra. La línea es muy fina, pero parece que tenemos que coger todo con papel de fumar”, aseveró.

Costumbrismo y tradición

The New Raemon tiene nuevo disco, ‘Una canción de cuna entre tempestades’ (BMG España) que ya ha salido a la venta y que presentó está semana en la madrileña Sala But. La banda también irá el próximo jueves a la Sala Apolo (Barcelona) para presentar este trabajo.

El músico explicó la referencia a las ‘tempestades’ del título del álbum. “Hace tres años volví a ser padre y, cuando ves lo fácil que se hace entender un ser tan joven en una estructura tan complicada, te hace pensar. Tenemos todas las herramientas para comunicarnos pero lo hacemos fatal: ahora hay más confusión que nunca”, lamentó.

Rodríguez defiende, más de diez años después de iniciar su andadura con The New Raemon, seguir componiendo pop y discos conceptuales por “romanticismo, costumbrismo y tradición”. “Hacer pop ahora significa desde un suicidio comercial hasta estar en los márgenes, pero yo siempre he ido por libre”, apuntó.

El artista, quien reconoce que no enseña los discos a sus hijas “por vergüenza”, señaló que en el proceso de composición de sus letras trata de “no juzgar” a nadie, salvo a sí mismo. “La autocrítica es importante y es algo que no está muy de moda: ahora veo muy poca y mucha crítica a lo ajeno”, ironizó Rodríguez.

Y sobre el futuro, admitió estar “preocupado”, pero con una vida en la que está haciendo lo que más le gusta. “Yo sobrevivo con las canciones, pero no me siento mal pagado. Tengo un público muy fiel, al que le gusta lo que hago y no tengo horarios normales, lo que me permite disfrutar de mi familia. Pero la carretera es dura y esto te tiene que gustar mucho”, indicó.

El tema de los derechos de autor es algo que le lleva preocupando durante años, si bien ahora afirma que se ha “llegado a quemar tanto” que le importa “un pepino”. “La SGAE es un imposible, prefiero no preocuparme y esto se resolverá cuando intervenga el Gobierno o llegue alguien que ponga un poco de paz y de orden”, concluyó el artista.