Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, ayer en el Congreso de los Diputados.
Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, ayer en el Congreso de los Diputados. / Europa Press
Publicidad

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, manifestó en el día de ayer en el Congreso que “el diésel tiene los días contados” y que su “impacto” en la calidad del aire “es lo suficientemente importante como para ir pensando en un proceso de salida”.

En todo caso, sobre una posible subida de impuestos que pudiera afectar a este carburante, la ministra se remitió a su colega María Jesús Montero, titular del departamento de Hacienda.
Preguntada por los medios de comunicación por las restricciones al tráfico que preparan ciudades como Madrid, Ribera las celebró como una medida “muy razonable y muy normal”, pues cree necesario facilitar la movilidad pero también que esta “afecte cada vez menos, en la medida de lo posible, a la salud de los ciudadanos”.

“Evidentemente, el diésel tiene los días contados. Durará más o menos, pero sabemos que su impacto en partículas y en lo que respiramos es suficientemente importante como para ir pensando en un proceso de salida”, declaró. En este sentido, señaló que el Gobierno debe plantearse qué “señales fiscales y regulatorias” puede aprobar para acompañar a los gobiernos municipales “en ese proceso de cambio” de la movilidad.

Consumo responsable

La ministra aclaró que “no se puede culpabilizar a quien compra” y que, en todo caso, a la hora de adquirir un vehículo diésel el consumidor debe saber “que el coste de compra de un coche nuevo de una categoría u otra no está reflejando el coste real del impacto que tiene ese coche”. “Un consumidor responsable es lo mejor que podemos tener, pero para facilitar comportamientos de consumidor responsable tenemos que asegurarnos de que las señales de mercado, las señales fiscales, nos permitan discriminar de una manera intuitiva, natural, sin tener que hacer análisis profundísimos sobre qué es lo que significa cada una de nuestras opciones de compra”, concluyó.

La ministra de Transición Ecológica, manifestó también en el Congreso que considera necesario “repensar” tanto el mercado energético como el sistema por el cual acaba fijándose el precio de la energía. Además, anunció que revisará “de forma urgente” toda la normativa de renovables para facilitar su despliegue.

“Será necesario repensar el mercado, los sistemas de fijación de precios, la ordenación, la previsión del funcionamiento de los distintos actores, la entrada y salida de los viejos y nuevos”, manifestó durante su comparecencia ante la comisión del ramo en la Cámara Baja, a la que acudió para informar sobre las líneas generales de la política de su departamento. Asimismo, apostó por “aprovechar el potencial de la digitalización” y de “los saltos tecnológicos”, pendientes y consumados, dentro de los cambios que el Gobierno pretende introducir en el sistema energético.

Cogeneración

En todo caso, la ministra avanzó que el Ejecutivo impulsará un “paquete de medidas urgentes” antes de la remisión de la Ley de cambio climático y transición energética, que espera poder llevar al Congreso antes incluso de acabar el año. Entre estas medidas se encontrará una modificación del marco legal de la energía renovable con el fin de “revisar toda normativa que ha impedido su despliegue y la confianza” en España.

Otras de las medidas también afectarán a la cogeneración, que Ribera llamó a “repasar y actualizar”, y abogó además por reformar el autoconsumo, respecto al cual celebró que exista una mayoría parlamentaria que busque “eliminar barreras administrativas que impiden su desarrollo”. Durante su intervención, insistió en “abordar el imprescindible cambio de modelo energético”, para lo cual apuesta por dejar “de aplicar la política de la avestruz” y avanzar en la dirección marcada por la Unión Europea, “un eje de innovación y modernización”.

FuenteEuropa Press
Compartir