El cineasta Eric Lavaine estrenará su próxima película ‘Historias de una indecisa’ mañana.
El cineasta Eric Lavaine estrenará su próxima película ‘Historias de una indecisa’ mañana. / E. P.
Publicidad

El cineasta Eric Lavaine vuelve a apostar por la crisis de los 40 en su nueva película, ‘Historias de una indecisa’, una comedia protagonizada por Alexandra Lamy que se estrena este viernes 9 de marzo a los cines españoles.

“Tendemos a hacer una diferencia excesiva entre los hombres y las mujeres”, manifestó el director francés ayer miércoles, con motivo de su visita a Madrid para presentar esta película, que llega un año después del estreno de ‘Vuelta a casa de mi madre’.

En esta cinta, Lamy da vida a Juliette, una mujer que a sus 40 años sigue siendo incapaz de tomar decisiones por sí misma, hasta que conoce a Paul y Étienne, momento en el que se ve obligada a elegir entre uno de los dos.

“Los problemas de hoy son más fuertes que los de antes. Uno no elegía una profesión, sino que seguía la de su padre, y no se planteaba qué comer, sino si iba a comer”, señaló el director de cintas como ‘Barbacoa con amigos’ o ‘Incógnito’.

Crisis de los 40

Preguntado por la decisión de volver a abordar la vida de una mujer en la crisis de los 40, Lavaine señaló que, aunque ya no está en esa edad, es “un momento de la vida interesante” porque “la vida está empezada pero no terminada”.
En cuanto a la huelga feminista que está teniendo lugar hoy, Lavaine señaló que aunque los hombres y las mujeres tienen las “mismas competencias” en el 80 por ciento de los campos, eso “no justifica que tengan los mismos salarios”.

En su opinión, “el lugar de las mujeres ha avanzado mucho” y ahora hay “acceso” a todas las profesiones, y para salvar las “diferencias” se pregunta si habrá que “legislar” o tener “confianza en la sociedad”.

En cuanto a la maternidad, señaló que Francia no escapa a los cambios demográficos. “Cuanto más evolucionan las sociedades y cuanto más liberada está la mujer, menos niños hay”, señaló el director. Tal y como indicó, conoció casos de personas que preferieron contratar a homosexuales, sin hijos a su cargo y con “predisposición a hacer horas extra”.

En este sentido, ha indicado que “la sociedad es machista” y se respetan los “sistemas heredados”, al tiempo que cree que “la igualdad entre el hombre y la mujer no ha de ser un dogma, sino que hay que ser pragmático”.