El teléfono de atención a víctimas de violencia escolar, es gratuito y no deja huella en la factura.
El teléfono de atención a víctimas de violencia escolar, es gratuito y no deja huella en la factura. / E.P.
Publicidad

El teléfono 900.018.018, que está en funcionamiento desde noviembre de 2016 para atender casos de acoso escolar, ha recibido 32.500 llamadas desde entonces, de las que 12.066 responden a potenciales casos de ‘bullying’, según los datos aportadospor el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con motivo del Día Internacional Contra el Acoso Escolar, que se conmemora hoy miércoles 2 de mayo.

Este número, es gratuito y confidencial y que no deja rastro en la factura telefónica es una iniciativa del Ministerio que permanece activo 24 horas al día durante los 365 días del año, y está atendido por psicólogos, trabajadores sociales, juristas y especialistas en lengua de signos, en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los que se derivan los posibles casos que se denuncian en esta línea telefónica.

Conseciencias del acoso

Contra el acoso escolar y las consecuencias del ‘bullying’, la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE) reclama políticas con un “enfoque preventivo”, para lo que ha negociado con diferentes partidos la inclusión de enmiendas en esta dirección para los Presupuestos Generales del Estado de 2018.

Por ello, el presidente de CANAE, Carles López, reclama al Gobierno que convoque el Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar, creado en 2007 con el objetivo de que celebrase al menos una reunión anual, aunque lleva seis años sin convocarse.

“Es muy importante que las políticas de convivencia se hagan entre todos los miembros de la comunidad educativa en un espacio de evaluación y de toma de medidas como el observatorio”, argumenta López en declaraciones a una agencia de noticias. También porque, según el presidente de CANAE, este observatorio tiene entre sus objetivos la elaboración de un informe anual sobre la convivencia escolar.

Según informaron desde fuentes del Ministerio de Educación, el Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar podrá convocarse en “las próximas semanas” una vez que todos los organismos que participan detallen el nombre de las personas que finalmente lo integrarán después de ser reformado por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El pasado mes de enero, el Consejo de Ministros aprobó una modificación del Real Decreto de 2007 que creó el observatorio para abrirlo a representantes de colectivos de discapacidad, familia o juventud, así como actualizar sus funciones, con una mayor atención al fenómeno del ‘ciberbullying’ o acoso escolar a través de las redes sociales e Internet “para conseguir una mayor operatividad y adaptar su actividad al Plan de Convivencia Escolar”.

Esta semana, la ONG ‘Save the Children’ denunció que el acoso escolar no es solo responsabilidad de los centros educativos, sino que “faltan respuestas institucionales” y que este problema debe formar parte de una estrategia más amplia de lucha integral contra la violencia hacia los niños y niñas.

Erradicar la violencia

‘Save the Children’ reiteró la necesidad de aprobar “lo antes posible” una Ley para la erradicación de la violencia contra la infancia que incluya planes de prevención y detección en el entorno educativo, porque considera que las respuestas de los poderes públicos han sido “casi siempre reactivas” frente a casos de acoso grave que han tenido repercusiones mediáticas, mientras las situaciones de acoso “cotidianas” todavía “permanecen invisibles”.

La ONG afirma que el 9,3% de los estudiantes españoles sufrió acoso en alguna ocasión y un 6,9% ciberacoso, según su informe ‘Yo a eso no juego’, publicado en enero 2016. “El acoso en el ámbito escolar no es un juego de niños y tiene consecuencias muy graves en su salud física y mental, llegando en algunos casos a provocar el suicidio”, alerta el director general de Save the Children, Andrés Conde.

Por su parte, Cruz Roja Juventud puso en marcha la campaña ‘El ciberbullying NO me gusta’ con motivo del Día Internacional contra el Acoso Escolar, una iniciativa contra la “vulneración de derechos” que pretende sensibilizar y apoyar a aquellas personas que sean conocedoras de casos de acoso escolar o ciberacoso “para que actúen y así eviten perpetuar esta situación que genera graves secuelas en las personas que lo sufren”, apuntan desde la organización.