Te cambio ‘sanse’ por…

El PNV avisa al PSE-EE de que no le ayudará a presidir el Ayuntamiento donostiarra, en tanto que los socialistas le amenazan con «no cerrar» la puerta a Bildu en las Juntas de Guipúzcoa.

0

El maltrecho pacto de Gobierno entre PP y PSE-EE se enfrenta a una nueva prueba que puede ser la que le termine de hundir. Y es que, como bien sabe el líder de IU, Cayo Lara, un pacto se puede apoyar por activa o por pasiva, y en éstas se ven los socialistas vascos, que ven cómo su querida San Sebastián, que habían estado gobernando desde hace 20 años, puede quedar en manos abertzales.

Este malestar en Ajuria Enea -y Ferraz- viene dado por la reunión de poco más de una hora -y con una cantidad enorme de medios de comunicación- que mantuvieron ayer el presidente del PNV en Guipúzcoa, Joseba Egibar -cara visible del ala dura de los jeltzales-, y Martín Garitano, candidato a las Juntas de esta provincia por parte de Bildu.

Pese a que el primero sostuvo que la coalición «arrastra un déficit estructural» que le dificulta «alcanzar acuerdos» con otros partidos políticos, a renglón seguido, le recordó a la formación de Patxi López que se olvide del Ayuntamiento de la capital donostiarra, pues no le apoyarán.

El órdago lanzado parece que ha recibido una contestación no muy satisfactoria para el PP, ya que el portavoz del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha amenazado al PNV con no cerrar «el paso» a Bildu en la Diputación Foral de Guipúzcoa por «responsabilidad», una vez que la formación nacionalista «regala» el Ayuntamiento de San Sebastián y otros consistorios guipuzcoanos a la coalición soberanista. «No vale el sálvese quien pueda», espetó al PNV.

Mientras, el grupo integrado por EA, Alternatiba e independientes solicitó a los nacionalistas que «respeten la voluntad de cambio» expresada por la ciudadanía. Esto mismo le dirán hoy al PSE, con el que se reunirán. Mañana lo harán con Aralar. El PP declinó la invitación que le enviaron la semana pasada.

De la cita de ayer entre nacionalistas y abertzales hay un dato que conviene no dejar pasar, y es que estuvo ausente el actual diputado general en funciones, el peneuvista Markel Olano, cuando Bildu, de forma expresa, había pedido su comparecencia, y no la de la Ejecutiva de Sabin Etxea. Cuando se le preguntó a Egibar el motivo, éste respondió enigmáticamente: «PNV dator -Viene el PNV-». ¿Qué querría decir con esto? ¿Que Urkullu no se fía del juntero?

Lo que parece evidente es que junio va a ser un mes «muy largo» hasta que llegue «la foto final». O al menos eso cree el líder de los nacionalistas guipuzcoanos, que añadió que hablaron con Bildu de llegar a acuerdos estratégicos, aunque prefieren a Sortu «en un escenario de cese definitivo de la violencia».

‘Txeroki’.- La Policía Nacional trasladó ayer desde Le Bourget (Francia) al ex jefe militar de ETA Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, reclamado por la Audiencia Nacional.

Asimismo, los históricos presos Jesús María Mendinueta y Santos Berganza, que terminaban de cumplir su condena ordinaria el próximo mes, se quedarán 10 y ocho años más en la cárcel, respectivamente, al aplicárseles la doctrina Parot. Además, el tribunal que liberó a Troitiño juzga hoy a su sobrino por colocar bombas en 2003.