Suspenden la pena de prisión a un exmonitor que fotografió a alumnas

El juez dicta la condena de siete años y 11 meses, pero suspende la pena a condición de que el acusado no resida en la ciudad en cinco años y no se acerque a las víctimas

60
El exmonitor reconoció en el juicio que fotografió a cuatro menores.
El exmonitor reconoció en el juicio que fotografió a cuatro menores. / e.p.
Publicidad

Un exmonitor de música del Colegio Sant Gervasi de Mollet del Vallès (Barcelona) reconoció ayer que fotografió a cuatro menores y compartió las imágenes en Internet y aceptó una condena de siete años y 11 meses de cárcel por un delito de distribución de pornografía infantil y cuatro de revelación de secretos, de manera que evitó la continuación del juicio contra él en la Audiencia de Barcelona.

En la vista en la Sección Quinta de la Audiencia, el tribunal dictó sentencia firme contra él pero acordó la suspensión de la pena por el plazo de tres años —al no superar cada delito por separado los dos años de cárcel— condicionado a que el acusado no reincida, cumpla un alejamiento de 1.000 metros y no comunicación con las víctimas y no viva en Mollet durante cinco años, así como a que siga tratamiento psicológico.

El tribunal le condena a indemnizar a las víctimas con 32.000 euros, y a una multa de 3.420 euros, y deberá comparecer cada seis meses en una comisaría para dar cuenta de sus actividades y se le impone una libertad vigilada de cuatro años y la inhabilitación para ejercer profesiones en contacto con menores durante seis años.

El colegio, que se personó como acusación particular y que despidió al exdocente al descubrir los hechos, fue condenado como responsable civil subsidiario y debería responder por la indemnización de tres de las víctimas, al ser alumnas, en caso de que el condenado no las indemnizara.

El acusado M.P.U. admitió que entre 2013 y 2015 fotografió en las piernas, los glúteos y la entrepierna a tres alumnas del colegio donde trabajaba como monitor de música desde hacía diez años, aprovechando las actividades extraescolares en el centro, y también que captó a una sobrina cuando iba en bikini, imágenes que puso a disposición de otros usuarios en Internet.

También reconoció que mediante un portal online puso a disposición del resto de internautas de manera remota 13 carpetas con 4.014 archivos de pornografía infantil, y que era el administrador de una comunidad virtual, que fue descubierta por una operación de la Policía Nacional.

20 años de cárcel

La Fiscalía pedía inicialmente para él 20 años de cárcel por cuatro delitos de descubrimiento y revelación de secretos y un delito de distribución de pornografía infantil, pero tuvo en cuenta las atenuantes de reparación del daño —al consignarse los 9.000 euros— y de arrepentimiento, para rebajar sus pretensiones.

Las acusaciones particulares que representaban a las familias y el colegio, y la acusación popular ejercida por el Ayuntamiento de Mollet se adhirieron al pacto de conformidad, y tampoco no se opusieron a la suspensión de la pena contra el acusado.

Fuentes de la representación del colegio explicaron a los medios que en este pacto priorizaron que el exdocente pase el mayor tiempo posible alejado de las menores, y que desde un primer momento se pusieron al lado de las familias, sufragando los costes de las dos que se presentaron como acusación particular.