Sitúan al acusado en el parque de María Luisa la noche del crimen

Un testigo declara en el juicio que el imputado le ofreció mantener relaciones sexuales

Un testigo declaró ayer que la noche del 23 de febrero, cuando ocurrieron los hechos, vio en el parque de María Luisa de Sevilla al hombre de 46 años de edad detenido por presunta agresión sexual y homicidio sobre una joven de 31 años que había ingerido medicamentos para intentar acabar con su propia vida.

En su declaración ante el juez de Instrucción número 16 de Sevilla, que se prolongó por espacio de 30 minutos, este testigo indicó que vio al acusado en el parque, concretamente en la zona de las tres fuentes, sobre las 21.00 y las 21.10 horas del 23 de febrero.

En este sentido, precisó que el detenido, al que conocía porque solía frecuentar el parque, “intentó ligar con él” esa noche, aunque no era la primera vez puesto que ya le había “propuesto sexo” en ocasiones anteriores. El declarante añadió que también sabía por terceras personas que el acusado había mantenido encuentros con otros hombres.

El testigo, que se negó a mantener relaciones con el imputado, indicó que el detenido iba en bicicleta “y sin perro”, lo que contradice la versión ofrecida por la pareja del acusado, que declaró que éste salió de casa una sola vez la noche de los hechos para pasear al perro. Asimismo, puso de manifiesto que, al encontrarse con el detenido y hablar con él, lo notó “bien”, sin olor a alcohol ni síntomas de haber ingerido sustancias estupefacientes, mientras que también aseguró que esa noche no vio a la víctima en el parque.

El juez del caso había citado también a un segundo testigo que finalmente no compareció ayer, por lo que su declaración fue suspendida ‘sine die’, aunque el abogado del imputado solicitó que se le detuviese para que acuda a declarar.

El pasado 8 de abril, ya comparecieron en sede judicial un total de 14 testigos, entre ellos la actual pareja sentimental del detenido, familiares y amigos de la víctima y cinco trabajadores de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla que prestan sus servicios en el referido parque.

Durante su comparecencia, la pareja del imputado aseguró que éste volvió a casa sobre las 22.30 horas del día 23 de febrero, algo de lo que se acuerda perfectamente porque “miró el reloj cuando entró por la puerta”.

Este extremo contrasta con lo que la mujer declaró ante la Policía, cuando manifestó que estaba esperando en casa a su pareja y que, como no llegaba, se fue a dormir, de manera que no lo vio hasta la mañana del día siguiente, 24 de febrero.

Un hombre con antecedentes policiales

El pasado 11 de marzo, el Juzgado ordenó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de F.M.S. por presuntos delitos de agresión sexual y homicidio, tal y como solicitó la Fiscalía de Sevilla.

En su declaración, el imputado negó que las relaciones fueran violentas, algo que contradicen los informes forenses, que concluyeron que la joven falleció por un shock hipovolémico debido a la abundante pérdida de sangre provocada por los abusos sexuales que sufrió y no por los efectos de los barbitúricos ingeridos con la intención de acabar con su propia vida.

El detenido, vecino de Sevilla, cuenta con varios antecedentes policiales, entre ellos por malos tratos, aunque ninguno de estos antecedentes es de índole sexual.

Su pareja declaró ante la Policía que en el año 2006 le denunció porque según ella le escondió barbitúricos en la comida y, cuando se encontraba semi inconsciente, aprovechó para desnudarla y hacerle fotos. Sin embargo, ante el juez declaró que se trató de un episodio “puntual” y que “nunca ha vuelto a ocurrir”.

FuenteEuropa Press  
Compartir