Seis arrestados en el desahucio de cuatro familias en Lavapiés

Al menos 200 personas estuvieron desde primera hora en la zona para evitar la expulsión

21
Varios activistas de la plataforma ‘Stop Desahucios’ se manifiestan en la calle Argumosa, en el distrito de Lavapiés
Varios activistas de la plataforma ‘Stop Desahucios’ se manifiestan en la calle Argumosa, en el distrito de Lavapiés / e.p.
Publicidad

La comisión judicial que se personó ayer en el edificio situado en el número 11 de la calle Argumosa, en el barrio de Lavapiés (Madrid), procedió al desahucio de las cuatro familias afectadas por el lanzamiento.

Así lo indicó a los medios de comunicación la abogada y portavoz a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Alejandra Jacinto, para tildar de “salvajada” el lanzamiento de estas familias en situación de vulnerabilidad y sin alternativa habitacional.

Jacinto relató que tres juzgados diferentes acordaron un lanzamiento “coordinado jamás visto” en el que decreta el desahucio de cuatro mujeres y sus familias, una de ellas con dos menores a su cargo, y advertía de la posible comisión de un delito de desobediencia y resistencia en caso de oponerse al lanzamiento, tanto a inquilinas como activistas.

De hecho, un fuerte dispositivo policial acordonó la zona y veló por el cumplimiento del lanzamiento, entre gritos de ‘vergüenza’. Aparte, la abogada de la PAH relató que se personaron operarios de cara a tapiar las puertas.

Varias personas procedieron a quitar carteles reivindicativos que colgaban en los balcones de la vivienda y colocar videovigilancia. Ahora, tratan de negociar la retirada de los enseres, dado que los letrados de los inquilinos no pudieron estar presentes en el lanzamiento mientras que los de la propiedad sí.

Jacinto tildó de “vergonzoso” este dispositivo policial “sin precedentes” para un lanzamiento que vulnera el derecho a la vivienda y contribuye a la “especulación” inmobiliaria.

de madrugada

Los efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) se desplegaron de madrugada para evitar incidentes en la ejecución, cortando la calle Argumosa, y garantizar la labor de la comisión judicial. También acudieron agentes de Policía Municipal de Madrid y efectivos del Samur Social.

Sobre las 9.30 horas se inició el desahucio, planta por planta, y se completó sobre el mediodía aunque una de las mujeres, con dos hijos a su cargo, permanecía en la vivienda mientras familiares retiraran enseres.

Las cuatro inquilinas afectadas son Pepi, Rosi, Juani y Mayra. Las dos primeras salieron del inmueble visiblemente afectadas aunque quisieron agradecer el apoyo de los activistas. “Este es mi barrio y esta es mi gente”, señaló Pepi a los medios de comunicación.

Las dos mujeres relataron que fueron avisadas del lanzamiento a las 19 horas de ayer y que no tuvieron tiempo de retirar sus pertenencias. De hecho, explicaron que sus enseres se encuentran en los pasillos y que no saben cuándo van a poder retirarlos.

Uno de los activistas de la plataforma ‘Bloques en lucha’, Eduardo Gutiérrez, comentó que acompañó a las afectadas durante la pasada noche y que están “destrozadas” ante un “desahucio tremendo” por el elevado despliegue policial “sin precedentes”.

Asimismo, comentó que las dos mujeres van a pernoctar de forma temporal en una pensión, habilitado por el Samur Social, pero alertó de que no cuentan con una solución habitacional prolongada en el tiempo y que necesitan, dado que son mujeres mayores.

paralización

Más de 200 personas estuvieron en la zona desde primera hora de la mañana para tratar de paralizar los desahucios. Dentro del edificio, una treintena de activistas aguardaban desde ayer para evitarlos y pasadas las 10 horas, la Policía los empezó a desalojar. De hecho, hubo seis detenidos aunque en principio se hablaba de siete, informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Parte de los congregados protagonizaron momentos de tensión con los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) desplegados en la zona al intentar romper el cordón policial que en estos momentos está cortando la calle. Se produjeron empujones y varios golpes.
Se escucharon consignas como ‘Argumosa no se vende, se defiende’, ‘Fuera los fondos buitres de nuestros barrios’ y ‘Un desalojo, otra okupación’.

La abogada de la PAH aseguró que este desahucio revela la ausencia de normativa específica para evitar este tipo de desahucios por motivos especulativos y reclamarán a la Comunidad de Madrid, y de manera indirecta al Consistorio, que habilite soluciones para las afectadas.