Seguí cree que la nueva normativa está avalada por la siniestralidad

La directora general recuerda que el 51% de los atropellados tenía alcohol o droga en la sangre

0

La directora general de Tráfico, María Seguí, aclaró que las cifras de siniestralidad que presentó su departamento avalan las medidas recogidas en el mismo. Así, recordó que el año pasado fallecieron prácticamente 370 personas como peatones en España, de las que, el 51% presentaban niveles de alcohol o drogas en sangre.

En este sentido, negó que se vaya a multar a los peatones que den positivo en estas pruebas. Asimismo, indicó que se trata de “un mal uso de una frase del informe” del Consejo de Estado, “que a su vez es incorrecta”.

Así, explicó que la legislación sobre la realización de estas pruebas cuando un peatón está implicado en un accidente, queda recogida en la ley desde hace tiempo y, desde el junio pasado, cuando la última revisión de la norma entra en vigor, la ley ampara que también se le puedan realizar al peatón cuando cometa una infracción -cruzar en rojo o fuera del paso de cebra-.

“La ley recoge esta posibilidad y la Policía Municipal y quien tiene competencia lleva ejecutando estas pruebas desde hace meses, no hay nada nuevo, ni en la ley ni en el reglamento, que permitiera sancionar a esos peatones, ni económicamente ni con puntos. Por lo tanto es infundado y una desafortunada frase que dice que no se podrá ir de boda porque podrían multar, eso no es así de ninguna de las maneras”.

La directora de la DGT insistió en que las cifras presentadas sobre atropellos en España dan a entender “la importancia y el riesgo que asume un peatón bajo los efectos del alcohol y las drogas” y, a su juicio, “eso es lo que sustenta la conveniencia de realizar esas pruebas”.

Del mismo modo negó que la DGT tenga “intención de limitar hacer ejercicio por las calles” o, “ni siquiera, de regular la velocidad normal de paso de los peatones”. Según indicó, esta norma “sacada de contexto” hacia alusión “al animo de proteger a los peatones cuando el texto del reglamento dice que “cuando un ciclista tenga que circular por la acera, en las escasas situaciones en que esto sucediera, coexistiendo con el peatón” tiene que circular a la velocidad del peatón, “no mas deprisa, precisamente para no atropellarle”.

En cuanto a las recomendaciones realizadas sobre los nuevos límites de velocidad, Seguí declaró que “cualquier persona puede opinar” y se escuchan las opiniones, pero defendió que las medidas de la DGT “se pueden contrastar con los datos”.

“Y los datos dicen ,con el cierre provisional de 2014, que la siniestralidad en autovías y autopistas va en descenso y que el 80 por ciento de las muertes se producen en carretera convencional” por lo que la intención de su departamento es aplicar en estas vías “los mismos criterios de seguridad que tan buen éxito están dando en autovías y autopistas”.

Por otra parte, Seguí añadió que ahora el reglamento continúa normalmente su tramitación. En cuanto a su contenido indicó que “aquellos aspectos que han considerado afortunados de incorporar, se incorporarán”, pero recordó que cuando el texto sale para consulta, lo hace “con consenso de los organismos afectados”.