El sector turístico creció un 4,4% en 2017 con 77.500 nuevos empleos

El auge se asentó en la demanda extranjera, frente a la moderación del mercado nacional

35
Turistas recorren las la Mezquita de Córdoba. / europa press
Turistas recorren las la Mezquita de Córdoba. / europa press
Publicidad

El turismo español cerró 2017 con un aumento de la actividad turística del 4,4%, encadenando ocho años consecutivos de crecimiento, que han permitido elevar su contribución a la economía española hasta el 11,5%, según las estimaciones de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), en un año récord para España en entrada de turistas y en gasto realizado que lo coloca como segunda potencia mundial turística.

El crecimiento de la actividad turística ha propiciado la creación de 77.501 nuevos empleos, según los cálculos de Exceltur, que explica que el crecimiento de la actividad turística en España se ha desacelerado en el cuarto trimestre del año al 2,9% frente al 4,4% que registró en el trimestre del verano por la inestabilidad en Cataluña, la caída de los viajeros de negocios y la recuperación de los mercados competidores de España.

El ‘boom’ turístico responde en buena parte al tirón de la demanda extranjera, frente a una moderación del mercado nacional, y se constata una positiva mejora del 1,5% en el ingreso promedio por turista extranjero que revierte a España por la llegada de turistas de mayor gasto, mejora de precios, reposicionamiento de la oferta y viajeros de negocios.

La demanda española crece en viajes al exterior y en destinos internos de menor precio.
El “excelente año turístico” de 2017 se traduce, por tanto, en aumentos generalizados e intensos en las ventas (+6,9% en media) y los resultados empresariales (+6,3%) para satisfacción de las empresas turísticas españolas.

El desafío soberanista catalán rebajó tres puntos porcentuales al crecimiento de la actividad turística el pasado año (desde el 4,7% inicialmente previsto al un 4,4% estimado), en un contexto de desaceleración general de la demanda en el cuarto trimestre del año.

El impacto de la inestabilidad política en Cataluña del último trimestre de 2017, cifrado en un -9,6% de media en el descenso de los ingresos turísticos, concentrado en Barcelona, en octubre y noviembre, según el INE, y del -15% en diciembre, según Exceltur, ha generado una pérdida total de 319 millones de euros de actividad turística en 2017.

La confianza empresarial entre los empresarios turísticos en Cataluña ha caído y se sitúa en un -23%. Por ello, Exceltur advierte de que puede haber riesgo de pérdida de generación de empleo en el primer trimestre del año, que podría recuperarse en el segundo trimestre.
En rueda de prensa, el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, valoró estas cifras en un ejercicio con diversas adversidades como los atentados en Barcelona y Cambrils, la huelga en aeropuertos y la inestabilidad política en Cataluña.

Durante 2017, la Comunidad Valenciana y Baleares en destinos de ‘sol y playa’, Galicia y Cantabria en España Verde y en el interior la Comunidad de Madrid, Navarra y Extremadura destacaron como los destinos de mejor balance empresarial.

CRECIMIENTO DE 2018

El ‘lobby’ turístico, que agrupa a una treintena de las principales empresas turísticas, ha augurado que 2018 “volverá a ser otro año turístico excelente”. El reto ahora de la industria turística será procurar un “crecimiento sostenible de cara al futuro”, apuntó Zoreda, en un contexto de recuperación de destinos competidores.

Las previsiones de cara a este año que comienza son positivas aunque Exceltur plantea dos escenarios: en el más positivo se estima un nuevo crecimiento del 3,3% del la actividad turística, de nuevo por encima de la media estimada para la economía española, aunque a un ritmo más moderado que en los dos últimos años.

No obstante, Exceltur señala que nuevos episodios de tensión por una nueva situación de inestabilidad política en Cataluña podrían llegar a reducir el total de la actividad turística en Cataluña hasta 924 millones de euros, cantidad que igualmente reduciría la contribución del turismo a la economía española, que bajaría cinco décimas hasta el 2,8%.

El ‘lobby’ turístico también alerta de un fuerte aumento del uso de la vivienda de alquiler concentrada en los destinos de mayor éxito, con la capacidad alojativa reglada en valores máximos. En estos destinos es donde más se han generado problemas de contestación social a la actividad turística. El contexto macroeconómico favorecerá un nuevo crecimiento del turismo este año, aunque debilitado por la recuperación de los destinos competidores del Mediterráneo Oriental.

FuenteEuropa Press
Compartir