La candidata a la Presidencia del PP Soraya Sáenz de Santamaría.
La candidata a la Presidencia del PP Soraya Sáenz de Santamaría. / efe
Publicidad

La aspirante a presidir el PP y exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró ayer que su intención tras el proceso de primarias es “integrar y ser generosa”, por lo que “siempre” colaborará con las decisiones que el partido adopte: “Siempre he estado y estaré donde quiera el partido”. Así lo afirmó la ‘popular’ antes de un encuentro con militantes en una horchatería de Alboraia (Valencia), preguntada por una posible integración de candidaturas en el proceso interno del Partido Popular.

Tras recordar su etapa como vicesecretaria de política autonómica y local, del grupo parlamentario y segunda del Gobierno, recalcó: “Siempre he estado a disposición de mi partido y donde mi partido ha querido que estuviera he estado”. En cualquier caso, preguntada seguidamente por si se ve como presidenta, zanjó con un ‘sí’.

En la misma línea, sobre si el PP saldrá reforzado de las primarias, defendió que será así si depende de ella y destacó su campaña “en positivo”. “No me oirán jamás criticar a ningún compañero; mi máxima es la integración y la generosidad”, reiteró.

Y ha subrayado a continuación: “el día 21 —tras el Congreso Extraordinario— no le voy a preguntar a nadie que con quién ha estado, sino si está con el PP y si está dispuesto a trabajar”. Preguntada por las declaraciones del también aspirante José Manuel García-Margallo sobre la falta de propuestas del resto de candidatos, Santamaría afirmó que “Margallo puede presentar su candidatura y decir lo que quiera” y que ella no está dispuesta a “poner faltas a sus compañeros”, solo a “hacer oposición a Pedro Sánchez —presidente del Gobierno—”.

“Mi adversario es Pedro Sánchez y los que lo acompañan, y la gente de mi partido son compañeros de mi partido que nos presentamos a ser presidentes del PP y, lo que es más importante, a ganar elecciones, porque el PP es un partido de Gobierno”, insistió. E interpelada por si se ve lista para futuros encuentros con rivales, aseguró estar “preparada para todo”. “Ya hice un debate con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos), y ahí tienen los resultados”, ilustró.

Como “el PP se presenta a ganar y las elecciones que tenemos por delante son muy importantes”, acentuó que “aquí de lo que se trata es de que Ximo Puig —‘president’ de la Generalitat— y Pedro Sánchez estén el menor tiempo posible en el Gobierno”.

También en clave valenciana, cuestionada por la importancia de la Comunitat para el futuro del PP, la aspirante destacó que esta es una región importante, “no solo por el número de inscritos”, que los ‘populares’ han “cuidado mucho”, tanto desde el Gobierno como ahora en la oposición.

Financiación

Asimismo, puso como ejemplo cuestiones “muy importantes para esta tierra que “este Gobierno socialista no quiere afrontar, como es el caso de la financiación pública de la que dependen los servicios públicos aquí”. Por tanto, Santamaría valoró positivamente el contacto con los afiliados valencianos para “trabajar todos juntos y exigir al Gobierno socialista que siga cumpliendo con lo que estaba haciendo antes el Gobierno del PP”. “El escaso tiempo que esté el señor Sánchez, el escaso tiempo”, remarcó.

Por otro lado, preguntada por un posible malestar en Nuevas Generaciones por el apoyo a candidaturas, insistió que durante la campaña “todos los presidentes locales, provinciales y autonómicos se han volcado con todos para que podamos hablar en libertad”, por lo que “desde luego” no tiene ninguna queja. “He ido a sitios donde habían dicho personalmente ‘yo apoyo a uno o a otro’, pero a mí me han tratado estupendamente”, aseveró, para reiterar que “cada uno puede opinar lo que quiera”. “Todos competimos en igualdad, y yo sí que he visto esa igualdad en todos los lados”, remachó.

Asimismo, tachó de “muestra clara de sectarismo” las negociaciones entre PSOE y Podemos para la Presidencia de RTVE.