El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / efe
Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se mostró “abierto” a hablar con todas las fuerzas parlamentarias del Congreso, tanto “a izquierda y derecha”, para “lograr los mejores Presupuestos que necesita España para el próximo año”.

“Estoy dispuesto a hablar con todos y cada uno de los grupos si hay voluntad real de que no haya bloqueo”, subrayó el jefe del Ejecutivo, tras tender la mano explícitamente a PP y Ciudadanos, ya que defendió dejar atrás el “bloqueo” y abrir una “nueva etapa” presidida por el diálogo y el acuerdo.

Sánchez se pronunció en estos términos en una conferencia en Valencia, en el marco del XXI Congreso Nacional de la Empresa Familiar, en el que, asimismo, participó en un coloquio en el que los empresarios presentes le formularon preguntas respecto a la situación económica en España.

En su intervención, el presidente del Gobierno mostró su disposición a “estudiar todas las propuestas de la oposición que sean razonables para mejorar el presupuesto”, del que defendió que es “sensato, da estabilidad y seguridad al país”. Para Sánchez, el “bloqueo tiene que ser el pasado y el presente y el futuro tienen que estar presidido por la voluntad de dialogar y acordar”.

Salir adelante

En el turno de preguntas y cuestionado sobre si confía en que las cuentas salgan adelante, subrayó: “Confío y además reivindico la necesidad de sacar unos PGE para 2019 que tienen que ser adecuados a la evolución de nuestra economía”. Además, insistió en que quiere mirar “a izquierda y a derecha”. “Si todos los grupos parlamentarios están pidiendo unos PGE, el Gobierno de España lo que va a hacer es tender puentes y la mano con las distintas formaciones parlamentarias”, indicó.

Así, recalcó que está “dispuesto a hablar” con el grupo parlamentario de Cs y con el PP porque, a su juicio, lo que “tiene que mover” es “el interés general”. “El bloqueo es el pasado, tenemos que abrir una nueva etapa en nuestro país presidida por el diálogo y el acuerdo”, dijo. Por tanto, reivindicó la necesidad de los Presupuestos y la propuesta que el Gobierno ha llevado a Bruselas porque demuestra el compromiso de España con las obligaciones europeas, con la cohesión social y la salud de las cuentas públicas”.

Así, defendió su planteamiento de reducir el déficit público al 1,8% el PIB, la rebaja del déficit estructural del 0,4% o bajar en dos puntos la deuda pública en términos de PIB, porque “es un buen mensaje que estamos trasladando con el Pacto de Estabilidad y de Crecimiento”.

Asimismo, puso en valor que las cuentas sientan las bases de “la gran transformación” que España necesita en: la educación; las políticas activas de empleo; la financiación del estado del Bienestar; el Medio Ambiente y en las pensiones. “Nosotros estamos dispuestos a hablar con todos porque creo que estos Presupuestos son buenos para España”, recalcó.