Sánchez se garantiza unas listas a su medida para el Parlamento

A pesar de las negociaciones con Andalucía, no se ha alcanzado un pacto con Susana Díaz

24
El presidente, Pedro Sánchez, con la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, y la presidenta del PSOE, Cristina Narbona.
El presidente, Pedro Sánchez, con la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, y la presidenta del PSOE, Cristina Narbona. / efe
Publicidad

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, impuso ayer cambios en las listas al Congreso y el Senado propuestas desde las provincias para las elecciones del 28 de abril con el objetivo de garantizarse unos grupos parlamentarios a su medida, con mayoría de afines, justo lo contrario de lo que tuvo en esta última legislatura.

Sánchez ejerció así su potestad para modificar las candidaturas propuestas desde algunas provincias que no se plegaron a los deseos de Ferraz a la hora de proponer como candidatos a unos nombres en detrimento de otros.

La Comisión Federal de Listas, órgano controlado por Sánchez y que, junto al Comité Federal, tiene la última palabra a la hora de confeccionar las listas, aprobó ayer el dictamen con las listas definitivas a las elecciones generales del 28 de abril y a las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, con la excepción de la lista al Ayuntamiento de Madrid.

El dictamen fue aprobado por unanimidad en la reunión posterior del Comité Federal, que duró menos de lo normal porque tras la intervención del líder, Pedro Sánchez, ninguno de sus miembros pidió la palabra.

sin pacto en andalucía

A pesar de las negociaciones mantenidas hasta el último momento con la federación andaluza de Susana Díaz, no hubo pacto en las cuatro provincias en las que ambas partes mantenían aún discrepancias: Sevilla, Córdoba, Cádiz y Almería, pese a que la semana pasada el PSOE andaluz confiaba aún en una solución de equilibrio y entendimiento.

De los nombres afines a Susana Díaz que el PSOE andaluz quería mantener en los grupos parlamentarios del Congreso y el Senado, Ferraz salvó únicamente a dos: Sonia Ferrer, que irá de dos al Congreso por Almería; y María Jesús Serrano, miembro de la Ejecutiva de Díaz, que irá de número tres al Senado por Córdoba. Según Ferraz, Serrano, pese a ir de tres, tiene opciones de conseguir escaño.

Antonio Pradas, propuesto por la federación andaluza de dos al Congreso por Sevilla y a quien Sánchez no perdona que entregara las firmas de los miembros de su primera Ejecutiva que dimitieron en 2016 para forzar la caída del líder, se queda fuera de la lista al Congreso, y sin tampoco acomodo en el Senado, como le ocurrió también a Carmen Cuello, cercana a Díaz y que Sánchez sustituyó en el puesto tres al Congreso por Sevilla por Beatriz Micaela Carrillo de los Reyes, presidenta de la Federación de Mujeres Gitana Fakali.