Pedro Sánchez junto al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara.
Pedro Sánchez junto al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara. / EFE
Publicidad

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseveró ayer que los partidos de derecha “se va a atar a la ultraderecha” con la “misma cuerda del cordón sanitario” que han puesto al PSOE.

Sánchez señaló que “no hay cordón sanitario que vaya a resistir la movilización de la izquierda, de la España moderada y progresista” en las elecciones generales del próximo 28 de abril, tras lo que reafirmó que en el PP “andan que si se fundan, se refundan, y mientras tanto lo que hacen es fundirse con la ultraderecha, y por ahí si que no vamos a pasar”, señaló.

En su intervención, el presidente del Gobierno aseveró que el PSOE da “ejemplo de patriotismo” durante su mandato, que consiste en que “la gente viva mejor”, tras lo que subrayó que la foto de la manifestación de la Plaza de Colón “representa la involución”, ya que es “una foto que va contra la historia”.

Así, Pedro Sánchez reafirmó que “España lo que necesita es conquistar su futuro para no regresar 40 años atrás”, tras lo que instó a que el próximo 28 de abril se de “la espalda a la crispación de una derecha que solo se ha mirado el ombligo”.

Pedro Sánchez se pronunció así en Mérida, donde participó en la clausura de la Conferencia Política Autonómica del PSOE de Extremadura, junto con el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

Durante su intervención, el presidente del Gobierno alertó de que “si no hay movilización el próximo 28 de abril, la abstención puede dar el triunfo al extremismo y a los posicionamientos más ultras” en España, y hacer que el país “regrese a 40 años atrás”.

Una situación que se está viviendo en España y otros países de Europa, y que “no hay que tomarse a broma”, por lo que destacó la importancia de participar en las próximas elecciones generales y ha apelado “ya no solamente a la España de izquierda, a la España progresista, sino a mucho más allá, a la España moderada, sensata”.

Y es que, se trata de una “amenaza real”, que a juicio de Pedro Sánchez, ocurre porque la sociedad “está viviendo un cambio de época” debido a la revolución digital, el cambio climático o la precariedad que sufren muchas familias, y que “hace que mucha gente piense que el futuro ya no es un lugar de bienestar, y que cualquier pasado fue mejor”.

Frivolizar

Ante esta situación, Sánchez reafirmó que “el futuro puede ser mejor que el pasado”, lo cual “va a depender de nuestro voto, de la orientación que le demos a nuestro país”, dijo.

Por otra parte, Pedro Sánchez reafirmó su defensa de la Ley contra la Violencia de Género y el pacto en este ámbito, frente a la situación actual, “cuando por un puñado de escaños” ve al PP y Ciudadanos “frivolizar con la violencia de género para buscar el apoyo de la ultraderecha y poder encaramarse a las instituciones y al Gobierno de Andalucía”.

En ese sentido, criticó al presidente del PP, Pablo Casado, por “decir que esta violencia no es una violencia de género sino que es una violencia intrafamiliar”, ya que según dijo Sánchez, “se tardaron siglos en reconocer que la violencia de género era una cuestión que afectaba al conjunto de la sociedad”.

Así, defendió que “una de las grandes aportaciones del siglo XXI” ha sido reconocer que la Ley contra la Violencia de Género “afecta al conjunto de la sociedad” y “compromete” a todos los ciudadanos, por eso lamentó que “ahora se banalice tanto sobre la violencia de género”.

Ante esta situación, Sánchez instó a “estar con las mujeres manifestándonos en favor de la igualdad laboral” el próximo 8 de marzo, ya que la defensa de los derechos adquiridos tras siglos de lucha “no termina nunca”.

El dirigente socialista planteó que “hasta en términos electorales” estos partidos “tienen poca cabeza”, ya que “cualquier proyecto político que se defina contra las mujeres, es que pierden seguro”, sentenció.