El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente del Ejecutivo de Marruecos, Saadeddine Othmani.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente del Ejecutivo de Marruecos, Saadeddine Othmani. / EFE
Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llamó ayer a combatir y a actuar contra “los discursos xenófobos y excluyentes” contra la inmigración. “Apelar al odio o al miedo al diferente únicamente beneficia a quienes utilizan esa estrategia para obtener réditos políticos”, declaró el líder del Ejecutivo.

“Debemos combatir la instrumentalización de la migración como excusa para repliegues nacionalistas, cierres de fronteras y discursos xenófobos y excluyentes que estamos viendo en buena parte de nuestras sociedades”,incidió el presidente del Gobierno durante su intervención en la cumbre de Marrakech en la que en la jornada de ayer más de 150 países suscribieron el Pacto Mundial para las Migraciones.

En 2016, todos los líderes mundiales se comprometieron a elaborar este acuerdo tras firmar la Declaración de Nueva York durante la Asamblea General de la ONU pero, a pesar de que todos los estados miembro de la ONU lo avalaron, algunos han decidido ahora no firmarlo en Marrakech.

La intolerancia

“Los migrantes no son culpables, son en muchas ocasiones víctimas. Digámoslo alto y claro, y actuemos en consecuencia”, apuntó Sánchez, pidiendo no caer “en el error de olvidar los errores del pasado”.

“Las consecuencias de la intolerancia nos perjudican a todos porque crispan nuestras sociedades, alejan a las personas y a los países y cercenan los valores universales, como la libertad la dignidad humana y la igualdad”, exclamó el presidente del Gobierno.

Sánchez recalcó que el pacto suscrito en la jornada de ayer “orienta el camino” para “dar una respuesta adecuada” a este desafío basada en la cooperación internacional y en la coordinación. “Pocos asuntos son tan urgentes e importantes”, dijo Sánchez al comienzo de su intervención.

A su juicio, la migración es “una realidad estructural” y no “coyuntural” por lo que requiere medidas corto plazo y una visión “estratégica a largo plazo”. Según recalcó, la comunidad internacional justa puede lograr “una respuesta más eficaz y ningún país” puede abordar este fenómeno “manera aislada”.

Así pues, Sánchez considera que este Pacto para las Migraciones representa “un avance cualitativo en un multilateralismo eficaz”. El líder del Ejecutivo subrayó que este acuerdo mundial es resultado del diálogo y de “responsabilidad compartida”.

Gestión de los flujos

“España va a colaborar en la ejecución equilibrada de los objetivos del pacto”, sentenció. Se trata del primer acuerdo global que busca gestionar los flujos migratorios, respetando la soberanía de los estados, y aprovechando los beneficios que la migración conlleva, además de proteger los derechos de quienes deciden emigrar hacia otros países.

“Favorezcamos las vertientes positivas de la migración y gestionemos adecuadamente las negativas”, pidió Sánchez, que hizo hincapié en que “bien gestionada contribuye al desarrollo y bienestar de las sociedades”.

Según declaró, España está “firmemente comprometida” con las causad de la inmigración, para generar condiciones del desarrollo sostenible. Asimismo, destacó la importancia de la integración de los migrantes.

En este sentido, recordó que su Gobierno pondrá en marcha un Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración y un fondo estatal con este objetivo. “Los flujos migratorios deben gestionarse adecuadamente para maximizar las oportunidades y reducir los riesgos”, apostilló Sánchez.

El líder del Ejecutivo, que avanzó que en 2019 se celebrará en Almería una Conferencia Internacional sobre desertificación y migración, reiteró que la inmigración irregular liderada por mafias “no es el camino” porque “pone en riesgo el capital humano de los países de origen, crea inestabilidad en los de tránsito y destino, y desvirtúa las oportunidades de una migración ordenada”.

“Debemos seguir luchando contra las redes de trata de seres humanos y de migrantes porque es una inadmisible violación de los derechos humanos”, proclamó.